El Córdoba saca un empate pese a un calamitoso inicio de partido


Córdoba
Rafa Navarro a la salida de los jugadores del Córdoba para el calentamiento./Foto: CCF
Córdoba
Rafa Navarro a la salida de los jugadores del Córdoba para el calentamiento./Foto: CCF

El fútbol es caprichoso y con el Córdoba parece, en demasiadas ocasiones esta temporada, un rasca y gana o pierde. Pero en el partido de hoy todo acabó en un empate, pese a las llamativas decisiones, de inicio, del entrenador, y de encajar dos goles nada más comenzar el partido (Ibrahima en el minuto 1 y Saúl Berjón en el 8). Pero el Oviedo de Anquela, jugando atrás casi como los blanquiverdes, dejó de manifiesto que el play-off lo tiene cada vez más lejos.

La primera media hora de los blanquiverdes fue para olvidar, como casi toda la temporada. Los dos goles pudieron ser más, porque el Oviedo campaba a sus anchas, con un Jaime Romero indolente -con jugadas más de cara a la galería, que otra cosa- y con De las Cuevas y Alfaro desaparecidos. El extremo manchego se lesionó y Piovaccari entró al terreno de juego en el minuto 28. Fue lo mejor que le pudo pasar al Córdoba, porque el italiano cambió el escenario nada más saltar al césped. Diez minutos más tarde el transalpino acortaba distancias y dejaba en el aire una pregunta para el entrenador del Córdoba ¿Por qué no fue titular?

La segunda parte continuó en la tónica del final de la primera, con un Córdoba más asentado sobre el terreno de juego del Tartiere y el Oviedo cada vez más nervioso. Hasta que el minuto 67 empató Alfaro y comenzó la locura. Hasta que un ex, Joselu, metió el tercero de los asturianos, Piovaccari se lesionó, De las Cuevas pudo poner el 2-3 que evitó un paradón de Nereo, el Oviedo también las tuvo porque los blanquiverdes se habían apostado atrás. Cuando todo parecía visto para sentencia, Andrés Martín empató a tres en el 87 y los de Navarro pudieron hasta llevarse la victoria en el descuento.

El empate, más allá de una pequeña inyección de ánimo, deja al Córdoba a 12 de la salvación (nueve reales), la que marca ahora un Extremadura que ha ganado en Málaga y en Coruña las dos últimas jornadas. Ahí es nada. Con seis partidos por delante (el de Reus ya está ‘jugado’), los blanquiverdes necesitan ganarlo todo. Las matemáticas dan la suma, pero cuando en ocho minutos te meten dos goles, cuesta mucho pensar en ganar cinco o seis partidos seguidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here