“Victoria” anímica, pero que no sirve para soñar con la salvación


Un lance del encuentro entre el Cádiz y el Córdoba./Foto: Cádiz CF
Un lance del encuentro entre el Cádiz y el Córdoba./Foto: Cádiz CF
Un lance del encuentro entre el Cádiz y el Córdoba./Foto: Cádiz CF
Un lance del encuentro entre el Cádiz y el Córdoba./Foto: Cádiz CF

Hay puntos que pueden servir para mucho y otros que duelen por la forma en que se consiguen o se pierden. Al igual que hay amores que matan o que, sencillamente, mueren. Y el del Córdoba con la categoría de plata comienza a ser un divorcio, con fecha de caducidad en el mes de junio de 2019. Y ello pese al punto sumado en el Ramón de Carranza, que es oro, pero que no sirve para demasiado, a tenor de la clasificación y de lo visto sobre el césped del Ramón de Carranza.

Durante 66 minutos, lo que se vio en el feudo cadista fue más de lo mismo. El Cádiz sin suerte y por suerte para el Córdoba fue como casi todos los rivales, mejor. La suerte fue que no marcó hasta el 58, cuando Quintanilla le hizo el “favor” a los de Álvaro Cervera y se la metió en propia puerta. Pero, cuando todo parecía escrito, un jugador blanquiverde sacó la casta y el arte. Se llama Andrés Martín y (esto es opinión, para los amigos de la información/opinión), ni lo fichó Berges, no Jesús León.

Andresito estaba en el filial este verano y dio mejor resultado que cualquiera de los jugadores que había sobre el césped de Carranza, incluido Piovaccari, que fue quien remató su pase (puede que en fuera de juego del primero). El empate dio alas un Córdoba que, con tan pocas alegrías, se echó en manos de Andrés que dio otro pase magistral a un Bodiger que la estrelló en el poste. Los de Rafa Navarro, casi sin quererlo estaban de fiesta, pero la remontada no se consumó. Renella (¿lo recuerdan?) pudo cambiar la suerte de los blanquiverde en el tramo final con dos ocasiones, pero el partido acabó en tablas.

El empate, la victoria anímica del Córdoba, lo deja a nueve del Lugo (que son seis con los tres del Reus). Mucha distancia para lo que queda y, pese al oasis, para las sensaciones que da un equipo que, en líneas generales, dio los mismos síntomas que en salidas anteriores y con un entrenador que quitó a la estrella y al goleador a cinco del final, para sacar a Alfaro y Neftali. Juzguen ustedes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here