El Córdoba, camino de la perdición


Los blanquiverdes caen 1-2 ante el Granada y se complican la permanencia

Un lance del encuentro entre el Córdoba y el Granada./Foto: CCF
Un lance del encuentro entre el Córdoba y el Granada./Foto: CCF

Había un viento de esperanza. El que sopló en el Heliodoro Rodríguez López con una brisa de Poniente y en el Arcángel, tan lejos de Tarifa, se convirtió en una levantera imposible. Y ello pese a que el Córdoba se adelantó nada más comenzar el partido. Un encuentro que iba a durar 28 minutos, el tiempo que tardó Fede Vico -otrora la gran perla de la cantera blanquiverde- en fulminar el atisbo de reacción definitiva.

Los de Curro Torres salieron con brío, con el vigor propio de la moral renovada tras una victoria balsámica en Tenerife. Y Andrés Martín lo ponía todo de cara en el minuto 2, con el 1-0. Nada, salvo los precedentes, hacía prever lo que iba a suceder. Y es que tras la inspiración llegó el Granada. De su desconexión inicial pasó a dominar poco a poco la escena, hasta controlarla con el régimen dictatorial de Diego Martínez, que permitió ver a una escuadra perfectamente trabajada y que engrasó la máquina, poco a poco.

La mala racha de los nazaríes pareció prolongarse en dos posibles penaltis que el colegiado pasó por alto, para bien del Córdoba. Pero a los 24 minutos una jugada bien trenzada acabó en los pies de Álvaro Vadillo que la puso atrás. Y, como a perro flaco todo son pulgas, Loureiro hizo de nueve y se la metió en propia puerta.

El Granada ya era en ese minuto 24 el dueño y señor del Arcángel y solo tardó cuatro minutos en culminar la remontada. Fede Vico pidió disculpas a la que fue su hinchada, cuando transformó el 1-2 en el minuto 28. Y, aunque nadie lo sabía, el partido se había acabado. De ahí casi al 60 el Córdoba no existió y, después, en una media hora voluntariosa, intentó la heroica que no iba a llegar.

La derrota vuelve a dejar la salvación como estaba, a cinco puntos, pero faltan por jugar todos los rivales directos. Como también dejó a las claras las limitaciones tácticas de un Curro Torres que, desde su llegada en noviembre, solo ha ganado dos partidos. De momento, la revolución se queda en amago y lo que aguarda no se antoja sencillo. Con la Segunda B cada vez más cerca, el camino a la perdición del Córdoba ha vuelto a iniciar la cuenta.