“¡Directiva dimisión!” El Córdoba consigue un punto en su propio despropósito


Los blanquiverdes empatan a uno con el Rayo Majadahonda en un encuentro en el que no mostraron actitud y el técnico no supo leerlo

Córdoba
Piovaccari celebra con sus compañeros el gol del empate ante el Rayo Majadahonda./Foto: LaLiga

Cuando se anunciaron las alineaciones iniciales del Córdoba CF y el Rayo Majadahonda más de un aficionado no salía de su asombro. Erik Expósito era titular. Sí, el mismo delantero que no ha marcado un solo gol en liga y que cuenta sus apariciones por irrelevantes. Ese iba a ser el primer síntoma de lo que se iba a ver sobre el terreno de juego, al peor Córdoba de la temporada en el Arcángel.
Un equipo sin actitud ni intensidad en el que solo se podría rescatar de la quema a Luis Muñoz, a Jaime Romero y a Federico Piovaccari, que salió en la segunda parte para marcar un golazo y salvar un punto y evitar una derrota que los blanquiverdes merecieron a pulso. Y es que, a lo ya expuesto, el entrenador también puso sus granitos de arena con el caso de Expósito (que se fue del césped con una pitada monumental a la hora de partido; sacando a Alfaro por Aguado, en un cambio difícil de entender; y dejando sobre el tapete a un Aythami que pareció buscar la expulsión a toda costa tras el empate, con acciones absurdas.
Entre tanto, hubo un encuentro en el que el Córdoba naufragó arriba, abajo y en el medio. Con dos laterales (Loureiro y Javi Galán) que fueron los mejores aliados del ataque del equipo majariego, con un Blati que no ha vuelto de las vacaciones como se fue y con un Jovanovic (sustituido por Quintanilla cuando expulsaron a Aythami), que tampoco tuvo su día.
Si al descanso, con 0-1, hubo bronca de la afición; a la conclusión del encuentro se pudieron escuchar gritos de “¡Directiva dimisión!”. Y es que, a la ya de por sí complicada situación institucional del club, más de uno se seguirá acordando de cómo jugaba el equipo con Sandoval. Entonces los resultados no acompañaban tampoco, pero ahora ya se echa en falta hasta la garra. Y, a todo esto, el Córdoba es penúltimo y podría acabar a jornada como farolillo rojo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here