El Córdoba cae ante el último y se complica la permanencia


Fali celebra el gol que da la victoria al Nàstic frente al Córdoba./Foto: LaLiga
Fali celebra el gol que da la victoria al Nàstic frente al Córdoba./Foto: LaLiga

El Córdoba CF despidió 2018 con una goleada, igual que en 2017. Acabó 2018 en puestos de descenso, como en 2017. Y comenzó 2019 perdiendo, como 2018. La diferencia es que, en la anterior campaña a estas alturas, los blanquiverdes habían sido capaces de ganar al menos un partido lejos del Arcángel, esta temporada ni eso. Y no podrá hacerlo ya hasta la segunda vuelta de la competición.
Los primeros compases del encuentro fueron del Nàstic, que durante el primer cuarto de hora tuvo el control y la intensidad necesaria. El acierto era harina de otro costal y, por eso entre otras razones, el cuadro de Enrique Martín está donde está. El resto del primer acto fue lo que se denomina un tostón, eso sí, bastante más igualado. Demostrando ambos conjuntos los motivos de su posición en la tabla clasificatoria.
El Córdoba salió algo más entonado en la segunda mitad y en una jugada personal de Piovaccari, inédito hasta entonces, los blanquiverdes pudieron adelantarse en el marcador. Todo seguí en un tono parecido -errores y más errores- hasta que uno iba a ser determinante, tras una falta de Miguel de las Cuevas que le costó la expulsión. De esa acción nació el 1-0 de Fali.
Los siguientes minutos fueron una zozobra constante del Córdoba y el Nàstic perdonando todo lo que se puede y más, para demostrar el porqué de su farolillo rojo. En el tramo final algo cambió. Primero un posible penalti (penaltito) sobre Piovaccari que, poco después se inventó una chilena que a punto estuvo de acabar en el gol del empate. En la réplica del Nàstic, Loureiro cometió un penalti clamoroso a siete del final, que el colegiado -por suerte- no vio. Y, antes del 90, un paradón de Carlo Abad sostuvo a los suyos para que intentaran el empate en el descuento.
No hubo empate y ya espera el Rayo Majadahonda, en una nueva final en casa. Y es que cuando fuera no carburas como local todo cuesta el doble. Para el Córdoba, en ocasiones, parece que el triple. Los de Curro Torres siguen a un partido de la permanencia, pero las incógnitas no dejan de sucederse. El equipo no se sabe bien a qué juega -sobre todo, fuera-. Pero tampoco queda claro quienes saldrán y si se podrá reforzar en la actual ventana invernal. Los interrogantes no se detienen y la certeza es que los blanquiverdes llevan menos puntos (17) que partidos jugados (20).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here