Del caso de Isaac Cuenca a la posible desaparición


El Reus arrastra problemas con el límite salarial y la deuda desde este verano

Cuenca
Isaac Cuenca./Foto: LVC

Cuando el pasado mes de agosto se cerraba el mercado de fichajes, los problemas para realizar incorporaciones e inscribir jugadores que habían tenido varios equipos (entre ellos el Córdoba CF) habían sido múltiples y no estuvieron exentos de polémica. Uno de los casos más llamativos fue el de Isaac Cuenca quien, en un comunicado, denunció la situación por la que atravesaba al no haber podido ser inscrito.
Tito, Yoda, Silva y el propio Cuenca no pudieron ser inscritos. Mientras que Lekic, en una situación similar a la de Edu Ramos, acabó en el Cádiz. Sin embargo, tras los últimos acontecimientos que se han conocido con el Reus, aquellos casos fueron la punta de un iceberg que, en la actual situación del Reus, era mucho más profundo.
Las garantías de Tebas
“La situación del Reus hace que los jugadores puedan rescindir el contrato y pedir unas indemnizaciones muy importantes de las que también seríamos garantes. Por lo tanto, lo que hemos hecho ha sido ofrecer a los jugadores que sea La Liga la que haga ese pago. No pagará el Reus, pagará La Liga y evidentemente conllevará el oportuno expediente disciplinario al Reus por falta muy grave que veremos cómo termina”.
En esos términos explicaba el presidente de la patronal lo que se iba a proponer a los jugadores del Reus, tras tres meses sin recibir los pagos de sus nóminas. Si bien y tras la reunión de este martes, la decisión de los afectados aun no se conoce y todo apunta a que preferirían dejar el Reus con la más que probable desaparición del club que dirige Joan Oliver.
El caso de Isaac Cuenca
“Mi sorpresa fue que, a pesar de los esfuerzos del club, La Liga se negó a inscribirme bajo el argumento de que mi caché, independientemente de lo que pactara con el club, estaba muy por encima de lo que se establecía en el contrato. Es decir, no se lo creían”, explicaba sobre su caso Cuenca.
El futbolista catalán concluía asegurando que “acepté las mismas condiciones económicas que otros jugadores que sí se inscribieron”. Y se lamentaba de que “en mi caso La Liga no actuó de la misma manera”.