El otro Oliver con el agua al cuello


Oliver
Joan Oliver y Joan Laporta./Foto: EP

El Reus atraviesa una situación límite. Y es que el equipo que comanda el ex consejero de Joan Laporta en el FC Barcelona, Joan Oliver, no paga las nóminas a sus jugadores desde septiembre. Como adelantaba Marca, la situación del club catalán es crítica y podría enfrentarse a un doble descenso en los próximos meses. Un hecho que, a la postre, aunque no sea lo deseable podría beneficiar al resto equipos de la categoría de plata que, incluido el Córdoba, coquetean con la zona peligrosa de la clasificación.
La doble pérdida de categoría podría producirse, tanto en lo deportivo como en lo administrativo. En el primero de los casos por la fuga de jugadores, que se prevé para el mes de enero, si estos no cobran las nóminas que se les adeudan. Y es que, con 16 fichas, el Reus de Oliver tiene hasta el 10 de diciembre para encontrar un inversor que afronte la nada despreciable cantidad de cinco millones de euros. Una ampliación de capital que permitiría a la entidad catalana afrontar sus deudas y conseguir así que, al menos, cuatro o cinco futbolistas de la primera plantilla permanezcan en el equipo. Pero de no ser así, el Reus se vería abocado a jugar toda la segunda vuelta con un plantel en precario, tirando de no profesionales. Lo que vendría a suponer un descenso casi seguro.
En el otro apartado, cabe recordar que el Reus también sufrió los rigores del límite salarial de La Liga este verano. Al igual que el Córdoba, los catalanes no pudieron inscribir a varios de sus jugadores, siendo el más llamativo el caso de Isaac Cuenca. Pero la situación es mucho peor, puesto que, si no afronta los pagos, además de un previsible descenso deportivo, habría que contar con la sanción de la patronal como ya se dio con otros equipos (Murcia y Elche, entre otros), lo que podría mandar al Reus a Tercera División.
Sin fichar en enero
La primera sanción que llegaría por el impago (hay jugadores del Reus que han tenido que solicitar ya el fondo de emergencia de la AFE) es la de no poder fichar en la ventana invernal. Si bien y por otros motivos, el caso no es exclusivo del club catalán. Y es que, aunque en el Córdoba hay expectativas de poder realizar incorporaciones en enero, fuentes de la patronal aseguran que será complicado (en condiciones normales, no como las de este verano), pues tendría que apreciarse una variación ostensible en el balance, que permita pensar en un aumento futuro del margen del límite salarial.
Y es que si, como se ha apuntado desde el entorno del Córdoba, la herencia de Oliver es un pesado lastre; en Reus, al otro Oliver se le acaba el tiempo para reconducir una situación insostenible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here