Cruel derrota del Córdoba en el descuento


Córdoba
Manu Vallejo celebra el primer gol del Cádiz al Córdoba./Foto: LaLiga

El fútbol no entiende de justicia y un buen ejemplo de ello se ha vivido en la tarde de este domingo en el estadio del Arcángel. Sobre el tapete del feudo blanquiverde se ha visto a un Córdoba que, entregado ante la adversidad, ha caído ante un Cádiz que no mereció ganar, pero que sacó petróleo de cada error de los de Sandoval para transformarlo en gol. Y, para mayor escarnio de los locales, estos han visto como se lesionaban Jovanovic y Jaime Romero antes del primer cuarto de hora de juego.
El Córdoba, consciente de lo que se jugaba, salió a por el Cádiz. Si bien, en apenas 13 minutos vio a sus dos extremos lesionarse. Quedaba un mundo y solo un cambio, tras la salida de Luismi Quezada y Federico Piovaccari. Por ello, los de Sandoval redoblaron esfuerzos y, poco después, pudieron adelantarse en una larga jugada de ataque en la que el acoso y derribo no se transformó en gol. Mientras que, hasta la media hora, los de Cervera no dieron señales de vida en ataque. De ahí hasta el descanso, el partido se fue aletargando.
La segunda parte comenzó vibrante y, en un fallo de Loureiro, Vallejo adelantaba a los cadistas. El mazazo duraría poco, porque minuto y medio después De las Cuevas aprovechaba un rechace cerca de la frontal, para hacer un golazo. El Córdoba controló el carrusel en que se había convertido el choque y fue mejor. Pero la suerte va por barrios y en el del Arenal hay poca. Un lanzamiento de falta, pasado el minuto 70, pudo cambiarlo todo. El disparo de De las Cuevas pegó en el larguero y botó fuera de la línea de gol. Sandoval sacó a Expósito por Javi Lara, pero el delantero cedido por Las Palmas es una sombra en cada oportunidad que se le presenta.
Así las cosas, los de Sandoval remaron hasta el final. Pero con Aketxe ya en el campo, cada balón parado era un peligro. Y bien que lo fue. En el 89 botó un saque de esquina en el que Marcos Mauro remató con la complacencia de Quintanilla. Segundo error, segundo gol del Cádiz. Con cuatro de descuento, el Córdoba intentó el más difícil todavía. No hubo forma y una contra marcó el resultado final, con el tanto de Aketxe.
No fue justo, pero fue. Y ahora habrá que esperar movimientos -o no- sobre el futuro de Sandoval. Y es que, pese a que el técnico vea fantasmas en la sala de prensa, los consejos extraordinarios se celebran en los despachos. Y, por más que se decidiera un cambio de timón, lo que no deja de estar claro es que en la primera plantilla no hay más cera de la que arde y, contra eso, no parece que haya entrenador que pueda luchar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here