Francisco no es Marcelino y entrenará al Huesca

55

El extécnico del Córdoba salva la reglamentación y podrá ocupar el banquillo oscense

Córdoba Francisco
Abrazo entre Jesús León y Francisco Rodríguez./Foto: CCF

Francisco Rodríguez Vilches ha cerrado hoy, de forma definitiva, su etapa con el Córdoba CF. Y es que, aunque el técnico almeriense dejara el club el pasado 2 de agosto (no aguantó ni 40 días en la entidad blanquiverde), hasta que no se ha hecho oficial su acuerdo con la SD Huesca flotaba la duda acerca de si el almeriense podría hacerse cargo del equipo del Alto Aragón.
Y es que, pese a no haberse sentado en el banquillo blanquiverde en partido oficial, había varios artículos de la reglamentación deportiva que le podrían haber impedido ser el encargado de guiar al cuadro oscense hacia la salvación.
La normativa federativa tiene varios epígrafes que ponían en cuestión la viabilidad de que Francisco pueda ser contratado para dirigir al Huesca. Uno de ellos es el artículo 162 que, en su punto primero, es taxativo: “Si se resolviese el vínculo contractual entre un club y un entrenador, segundo entrenador, entrenador de porteros o preparador físico sea cual fuere la causa, estos últimos no podrán actuar en otro en el transcurso de la misma temporada, con ninguna otra clase de licencia, ya sea en calidad de profesional, como en la de no profesional”.
El punto 1 de esta norma indica que “la temporada oficial se iniciará el día 1º de julio de cada año y concluirá el 30 de junio del siguiente”. De ello se deriva que Francisco entrenó al Córdoba, por lo que no podría hacer lo propio en el club del Alto Aragón.
Francisco no es Marcelino
Esos apartados fueron los que, en 2016, impidieron a Marcelino García Toral hacerse cargo del Valencia. El asturiano fue despedido del Villarreal el 10 de agosto de aquel año y, un mes después, los de Mestalla quisieron hacerse con sus servicios para sustituir a Pako Ayestarán. Hubo hasta un recurso por parte del club ché que, finalmente, quedó en nada al optar por Voro -como interino- y Prandelli, después.
A diferencia del caso de Marcelino, a Francisco le ha favorecido el hecho de había una solución que sorteaba el precepto 162 del Reglamento. Y este no era otro que la no tramitación de la licencia federativa de Francisco por parte del Córdoba. Un hecho que, a la postre, ha salvado el escollo del “ninguna otra clase de licencia”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here