Luis Oliver Sierra: "Me gustan las matemáticas, pero creo en las personas más que en los números"


Luis Oliver Sierra
Luis Oliver Sierra./Foto: LVC

La pasada semana, el Córdoba Club de Fútbol comunicaba la semana pasada la llegada de Rafa Navarro al club, para hacerse con las riendas de fútbol base. Un anuncio que tenía letra pequeña, ya que la llegada de este y de Rafa Herrerías suponía un cese en cadena del anterior equipo de trabajo que dirigía Luís Oliver Sierra. El hijo del que fuera mano derecha de Jesús León -cuya labor se ha reflejado en el impresionante comienzo de temporada del filial-, como un buen número de cesados de la era León, se veía forzado a presentar su dimisión tras el mensaje enviado por el presidente del Córdoba.
Oliver Sierra no ha tardado en tomar la decisión de abandonar el club y este lunes ja emitido un comunicado en el explica que, “con profunda pena y mucho dolor me veo en la obligación de dimitir como responsable de la cantera del Córdoba CF”. Dejando claro que “los ceses en cadena de mi equipo: el director de la cantera, Rubén Domínguez; el coordinador del área de preparación física, Adrián Benítez; el coordinador de fútbol 7, Jaime Molina; y el coordinador de fútbol 11, José María García; y el nuevo enfoque, no compartido por mí, que el club quiere dar a la parcela deportiva, me llevan irremediablemente a la toma de ésta dolorosa decisión”.
Reivindicación del trabajo realizado 
Un enfoque de la entidad que, a tenor de lo visto con el primer equipo, no parece que vaya a dar resultados, al menos a corto plazo. Mientras que, como señala en su despedida Oliver Sierra, “en estos 8 meses de trabajo hemos reorganizado el fútbol base del Club y hemos puesto los cimientos para que la cantera del Córdoba CF responda a tres principios: búsqueda de los mejores talentos futbolísticos de la provincia, en particular, y del resto de España en general, la formación de los jóvenes con el espíritu del Club, y la preparación de jugadores para defender la camiseta blanquiverde, del primer equipo”.
Y ha profundizado en los resultados de su labor y la de su equipo, al reconocer que “la ilusión con la que llegamos el pasado mes de febrero, que nos ha dado grandes éxitos y me ha permitido trabajar con alegría, se ha difuminado”. Un sentimiento extensible a otras personas que han pasado por el Córdoba en los últimos meses. Y ello, “a pesar de que hemos logrado que el equipo filial, máximo exponente del trabajo de cantera, marche líder de su grupo, no puedo ni debo continuar, al frente de este proyecto”.
Un recado para el presidente 
Uno de los apartados más emocionantes de la despedida de Oliver Sierra ha estado en el apartado de los agradecimientos, donde no ha querido olvidar “a todos y cada uno de los abnegados y entregados entrenadores de cantera, su trabajo y dedicación, que son reflejo de amor a los colores. Mención especial a Juan Marrero y Javi Moreno, dos heroicos entrenadores que, pese a la falta de medios, nunca han renunciado a competir, ganar y dignificar este deporte. Sin excusas, sin pretextos, desafiando a la lógica cada jornada”.
Finalmente, Oliver Sierra no ha querido pasar por alto “a la maravillosa afición por su lealtad y pasión infinita, que tanto me impresionó, cuando tras dejar el Consejo del Real Betis Balompié, me incorporé para liderar este ilusionante proyecto”. Ello para concluir mandando un recado a León, al manifestar que “me gustan las matemáticas, pero creo en las personas más que en los números”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here