Un mar de dudas para Sandoval


El entrenador blanquiverde ha utilizado a 23 jugadores en lo que va de temporada

Jesús León y José Ramón Sandoval./Foto: Rafael A. Ojeda

El Córdoba CF buscará en Granada su primera victoria de la temporada. Y lo hará sin un once titular tipo. Y es que puede que el entrenador blanquiverde repita, por ejemplo, la alineación que puso ante el Tenerife, pero -por más que quiera Sandoval- con todos los cambios realizados en los seis primeros partidos (con el condicionante de los sub-23 y la suplencia obligada de Carlos Abad ante los insulares), el de Humanes ha venido a dar cuenta de que no da con la tecla.
Ningún jugador, quitando a Álex Quintanilla, ha obtenido la confianza total del míster y el ejemplo más esclarecedor se dio en el intervalo entre los encuentros ante Málaga y Tenerife, donde se produjeron hasta ocho cambios de una alineación titular a otra. Movimientos que denotan nerviosismo de Sandoval y que le podría costar el puesto.
Y es que lo que no deja de ser cierto es que, en el fútbol no hay memoria. Una frase hecha que ha llegado a ser pronunciada por algunos de los responsables del Córdoba y, aunque no como un aviso directo, en el ideario colectivo nadie duda de que va dirigida al entrenador. Y es que, para colmo de males, mes y medio después de comenzar el campeonato, el famoso periodo de adaptación la pretemporada fallida) se supone que ha concluido y las sensaciones no mejoran.
De hecho, pese a la justificación del equipo intenso y volcado de la segunda parte ante el Tenerife. No deja de ser cierto que las oportunidades de los blanquiverdes llegaron cuando estuvieron en superioridad numérica sobre los insulares. A lo que hay que sumar que el equipo no tuvo automatismos, sobre todo en ataque, propios de un cuadro compacto. Si bien, esto último es complicado con las continuas “revoluciones” en las alineaciones, semana tras semana.
En Los Cármenes puede escribirse el epílogo de la segunda etapa de Sandoval en el Córdoba y solo puntuar puede evitar que se ejecute la sentencia que parece pesar sobre el entrenador, desde hace tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here