El Málaga hunde al Córdoba en su triste realidad


Los de López Muñiz se ceban con los de Sandoval, en un partido en el que los blanquiverdes han dejado una imagen más que preocupante

Córdoba
Andrés Martín se lamenta durante el partido ante el Málaga./Foto: Charo Tobajas-CCF

“Salió el conjunto de Luis Carrión encajando el primer gol antes del cuarto de hora…” Aunque no sea real el nombre del entrenador y buena parte de los jugadores sean distintos, este Córdoba recuerda, de forma muy preocupante, al equipo que zozobró durante buena parte de la temporada pasada. De hecho, el comienzo de la actual, en puntos que es lo que vale, es peor que el que hizo Carrión hace un año. Ahí es nada. Y lo peor es que los jugadores -más allá del entrenador- no dan muestras, en su mayoría, de tener la actitud mínima exigible a profesionales, la intensidad propia de un partido de liga, ni la concentración precisa para no hacer el ridículo en defensa.
El Málaga de Juan Ramón López Muñiz lo sabía y aplicó la receta que mejor se le da, orden y solidaridad en la presión, cierre total de líneas y a esperar la oportunidad. Y llegó por el primero de los errores de los pupilos de un Sandoval, que se desesperó en numerosos tramos del encuentro. Cumplido el cuarto de hora, una jugada de estrategia de los costasoleños con la anuencia de la zaga blanquiverde propició el 1-0 de Adrián.
Con el gol del hijo de Michel el partido se había acabado. No porque el Málaga viva de mantener su puerta imbatida -que también, un gol recibido en cinco partidos lo avala- sino porque en el Córdoba no había capacidad alguna para competir. Y lo peor que cualquiera que estuviera viendo el partido lo sabía. Para colmo de males, Valentín se lesionó en el 21 y tuvo que salir Aythami, para cumplir con el expediente (si es que lo hizo). La primera mitad fue un tostón que acabó con el gol de Hicham en el 40. 2-0 y a otra cosa.
Hasta que el partido superó la hora, los blanquiverdes ni tiraron entre los tres palos. La apatía era desesperante y los de Martiricos no tenían más que esperar su oportunidad. El Córdoba es un equipo caritativo y da opciones, y de qué manera, a sus rivales. Ricca hizo el tercero poco después, con un tercer fallo defensivo doloroso, muy doloroso
Abad salvó una goleada con algunas intervenciones de mérito. El problema es que no puede estar ante el Tenerife y que el Córdoba de Carrión, perdón de Sandoval, no transmite sino malas sensaciones. Aunque, probablemente, el problema no es del técnico de Humanes, y viene de aquel final de junio y comienzo de julio, cuando se gestó la película de miedo en la que ahora vive el equipo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here