La culpa fue de Oliver


El exdirector general del Córdoba CF pasa de ser uno de los héroes de la permanencia al culpable que nadie nombra

Oliver
Luis Oliver./Foto: LVC

Dice un conocido comentarista deportivo que un partido es la vida en 90 minutos. Y algo así debe pensar el exdirector general del Córdoba CF, Luis Oliver. El navarro fue uno de los héroes de la permanencia, aclamado cuando mostró su intención de traer a Rubén Castro y elevado a los altares con la, a la postre maldita, Operación Guardiola. Apenas han pasado dos meses de aquellos días y, ahora, el héroe se ha convertido en villano.
Y es que el primero en abrir la veda fue el presidente del Córdoba, Jesús León. Si con la destitución de Oliver envió un mensaje, con la asunción de los errores cometidos, sin nombrar a su ex socio, dejó el segundo recado. El tercero tardó poco y fue en la presentación del actual director deportivo, Rafa Berges. León aseguró que quería a “gente normal” y no a quienes querían obtener un beneficio del club que, por cierto, es una sociedad anónima deportiva (equivalente a empresa). Ese último mensaje, todo hay que decirlo, tenía más destinatarios.
El siguiente en culpar a Oliver de los males sobrevenidos del límite salarial fue Berges. Éste ha insistido en que se trata de una situación “heredada”. Tampoco lo nombraba, pero el navarro estaba en el pensamiento de los presentes en la sala Vip del Arcángel. Mientras que el último en sumarse ha sido el actual entrenador.
Sandoval ha puesto este viernes todo el énfasis en que “Jesús se está dejando la vida porque esto se solucione”. Para apostillar que “el error estuvo en la venta de Sergi Guardiola. Hubo otra persona que trató ese tema y nos está perjudicando”. Y es que, a juicio del entrenador, de haberse procedido de otra forma, ahora se estaría en otras condiciones (eso sí, seguramente, con Francisco en el banquillo). Y ha aventurado que “demasiado nos están dejando”. La culpa no fue de la patronal, sino de Oliver, quien en su despedida ya dijo que su adiós había hecho feliz a Javier Tebas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here