A puerta cerrada para curar las heridas


El entrenamiento de este viernes está marcado por la dimisión de Francisco y el inminente anuncio del nuevo entrenador

Córdoba
Jugadores del Córdoba llegando al entrenamiento./Foto: Jesús Caparrós

El terremoto constante en el que vive el Córdoba CF tendrá varias réplicas este viernes. La primera de ellas ya se está produciendo a esta hora, con el entrenamiento a puerta cerrada, que se anunciaba a última hora de la jornada de ayer. De hecho, para hoy había programadas dos sesiones por el entrenador dimiso, Francisco Rodríguez.
De esa guisa y sin cámaras ni periodistas -que se sepa-, es presumible que los jugadores sean informados por parte del club de los pasos que se van a dar -o se han dado-, de cara a los próximos días. El primero es la llegada del nuevo entrenador que, de no suceder lo que ocurrió a Pedro Cordero, será probablemente José Ramón Sandoval.
De regresar, al de Humanes le resta trabajo por delante. Con el inicio del campeonato liguero a dos semanas vista, la llegada de nuevos jugadores -en su mayoría a préstamo- debe ser el principal objetivo de todos los estamentos de un club que, a tenor de los acontecimientos- se tambalea.
La ‘Operación Guardiola’ abrirá el grifo al límite salarial y a los anuncios, pero como le sucedió a Francisco, el nuevo inquilino del banquillo blanquiverde deberá lidiar con lo que hay, con lo que el club quiere transferir y convencer a los que se quieren ir. En este último apartado no se ha tenido éxito con Francisco y puede que el efecto llamada comience a ver la luz. Si bien, no deja de ser cierto que ya hubo leones, lobos y un circo en redes sociales.