Montecastillo: Del principio del milagro a la profunda crisis del Córdoba


La plantilla blanquiverde termina una concentración marcada por el clima de tensión y el ambiente enrarecido

Montecastillo
Javi Galán se ejercita en un entrenamiento en Montecastillo./Foto: LVC

La vida cambia de un día para otro y, en el fútbol, un segundo puede dar un giro a los acontecimientos de 180 grados. En el caso del Córdoba CF cambió en apenas 20 días de junio. Del éxtasis a la crisis institucional, mientras las consecuencias deportivas están por calibrar. Pero los síntomas del enfermo han dado paso a la enfermedad, como se ha visto en la concentración de Montecastillo.
En tierras jerezanas comenzó a fraguarse el milagro de la permanencia, cuando Luis Oliver, ya fuera del Córdoba, decidió hacer una piña de un vestuario hundido. Casi medio año después, las cosas han cambiado radicalmente. Así lo señala alguien muy cercano a la plantilla blanquiverde. “Ha sido todo raro”, desvela. Y explica cómo “la cosa se ha ido estropeando desde Segovia (donde el equipo realizó el primer stage), porque la cosa no mejora y es muy difícil no saber qué va a pasar. Nadie lo sabe, yo creo que ni el presidente”, reitera.
Entre tanto, la sospecha -o la hipótesis- llega hasta el punto de una espantada de los pesos pesados. Y es que Aythami, el líder natural, ha pedido la carta de libertad. Francisco se ha planteado abandonar el club antes de que el posible accidente deportivo, cuando el balón eche a rodar y sean los puntos los que estén en juego y no amistosos. Javi Lara libra su guerra y ha proclamado que no se va a bajar el sueldo. Javi Galán está en el mercado pero nadie da lo que el Córdoba pide. Aguado, ídem, con la excepción de que todos saben que se quiere ir. La Liga no da señales de tregua con el límite salarial, si no entra dinero. Pedro Cordero asegura que firmó un contrato para trabajar en el CCF. Berges no puede fichar y “no es como Oliver”, esto es, vino sin un equipo de colaboradores.
En Montecastillo cambió todo y parece que ha vuelto a pasar, pero esta vez para mal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here