La soñó Oliver y se la llevará Las Palmas


El delantero alicantino Jorge Molina está muy cerca de firmar por el club grancanario y de formar pareja con Rubén Castro

viejas Molina las palmas
Rubén Castro y Jorge Molina, dos de los pretendidos por el Córdoba./Fotos: Betis Web y LaLiga

Rubén Castro y Jorge Molina fue la delantera que, hace tan solo unas semanas, soñaba el ex director general del Córdoba CF, Luis Oliver. Y estuvo muy cerca de conseguirlo, gracias a su relación personal con Castro y al acuerdo al que la entidad blanquiverde llegó con el Getafe para la venta de Sergi Guardiola, por medio de la cual el club azulón entregaría a varios jugadores al CCF. Entre ellos, el deseado delantero de Alcoy.
La operación se complicó, primero, por la resistencia del presidente del club azulón, Ángel Torres; y, segundo, por la losa del límite salarial impuesto por La Liga al Córdoba. En ésas, la UD Las Palmas comenzó a negociar con Molina y Castro. Este último ya es miembro de la disciplina del cuadro grancanario, mientras que el que fuera su pareja de baile en el mítico Betis del ascenso con Pepe Mel está muy cerca de fichar por la UD. De materializarse la operación, el equipo insular tendrá el, a priori, mejor ataque de la categoría con Castro, Araujo y Molina.
Ambos jugadores formaron una de las duplas más temibles que se recuerdan en Segunda División, con aquel Betis al que ambos llegaron en 2010, con el único objetivo posible de ascender. Castro tenía entonces 29 años y transformó 27 goles en el campeonato liguero. Mientras que Molina tenía uno menos. El 1 de septiembre de 2010, durante el partido de la primera ronda de Copa del Rey contra el UD Salamanca, Molina sufrió un esguince de ligamento lateral interno de la rodilla.​ El del Alcoy permaneció de baja hasta el día 16 de octubre, cuando reapareció ante el Girona en el partido de la novena jornada de Liga. Esa lesión que le mantuvo apartado de los terrenos de juego durante más de un mes no le impidió ser el segundo máximo goleador del Real Betis por detrás de Castro, formando un tridente mágico con el propio Castro y el camerunés Achille Emana.
Los de las trece barras ascendieron y dejaron para la hemeroteca momentos imborrables. El responsable de aquel Betis no era otro que Luis Oliver. El ex director general del Córdoba CF soñó con reverdecer aquellos laureles en Córdoba, si bien todo apunta a que ya será en Las Palmas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here