León pasa el finde con el primer equipo


Tras la dura comparecencia del pasado viernes, el presidente del Córdoba se desplazó a Los Ángeles de San Rafael

León
El presidente del Córdoba CF, Jesús León, en la concentración del equipo en Los Ángeles de San Rafael./Foto: CCF

“Quiero pedir disculpas a la afición. Hay veces que las cosas no se pueden contar cuando uno quiere, sino cuando se puede. Nos dejamos la vida en todo, estamos trabajando aunque hay obstáculos que salvar. Quiero transmitir tranquilidad a la afición. Parece que nuestro sino dentro del club no es otro que ir superando obstáculos uno detrás de otro, con su desgaste correspondiente”. Así comenzaba su comparecencia ante los medios de comunicación el presidente del Córdoba CF, Jesús León, el pasado viernes.
Visiblemente afectado, León daba algunas explicaciones sobre la delicada situación por la que atraviesa la entidad blanquiverde. La crisis del límite salarial impuesto por La Liga, la destitución de Luis Oliver y el intento de renegociación de la compraventa del club a Carlos González. Cuestiones que, todas ellas, poseen numerosas aristas y matices. Uno de ellos es que todos los jugadores de la plantilla pueden ser declarados transferibles, en un momento dado, de cara a ampliar el tope de los tres millones y medio de euros, y así poder darle algún fichaje al nuevo entrenador.
Y es que Francisco Rodríguez encabezaba la expedición a tierras segovianas (a Los Ángeles de San Rafael), también con rictus de preocupación. No era para menos, máxime cuando el mismo viernes, uno de los puntales del centro del campo blanquiverde, Sergio Aguza, anunciaba su adiós. El Córdoba comenzaba a desangrarse y León decidía hacer un gesto, que puede interpretarse tanto de cara a la galería como de consumo interno. Y es que el mandatario se desplazaba al lugar de concentración del primer equipo, con el que ha pasado el fin de semana. Los jugadores han sentido su apoyo y, probablemente, la confianza que tiene en ellos León. Queda por ver si los mensajes de unidad emitidos en las últimas horas se cumplen o, por contra, son un poco de calma en mitad de la tormenta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here