El Córdoba "castiga" a Aguado


Córdoba
Álvaro Aguado en su presentación como jugador del filial./Foto: CCF
La renovación del centrocampista jiennense Álvaro Aguado va camino de convertirse en uno de los culebrones del verano blanquiverde. Y es que la renovación del joven y talentoso jugador lleva meses embarrancada y, de momento, no tiene visos de resolverse. El penúltimo capítulo del tira y afloja entre el jugador y el club ha sido menos llamativo, pero especialmente significativo. Y es que la entidad que preside Jesús León ha dejado “fuera” del primer equipo a Aguado.
Y es que, si no se llega a una solución en las próximas horas, el futbolista no se incorporará a la disciplina del primer equipo este lunes. De hecho, las dos primeras jornadas de la semana estarán ditigidas a que los jugadores pasen los respectivos reconocimientos médicos en San Juan de Dios. Entre ellos, no estará -en principio- Aguado. Éste se incorporará al filial el 16 de julio. De tal modo que el Córdoba está procediendo de una manera que se asemeja bastante a la de un castigo.
Se remite a la cláusula
Cabe recordar que, pese a su habitual tono calmado, la comparecencia de León en la que anunció la marcha de Sergi Guardiola dejó pistas -o evidencias- de la postura de la entidad con respecto a Aguado. El presidente no tuvo contemplaciones con Aguado que “tiene contrato con el filial dos años y una cláusula de rescisión de seis millones de euros”. Una apreciación la económica que iba a tener su correlato pocas frases después.

León explicó que, “al tener contrato, dentro de esa política de homogeneizar los salarios, le hemos ofrecido algo más que normal, pero hay diferencias”. Y quiso tranquilizar asegurando que “no pasa nada”. Si bien, el presidente del Córdoba se apresuró a asegurar que “nosotros hemos demostrado que nos gusta generar felicidad. Y el que no esté a gusto, pues ya sabe”.
La advertencia de León no quedó ahí: “Si Aguado no está a gusto, lo único que tiene que hacer es venir con un cheque de 6 millones de euros”. Contundente y seguramente tranquilo porque la cifra es elevada, León zanjó su aviso subrayando -respecto al talón- que “voy yo a recogerlo y se va al Leganés, al Éibar o al que quiera. Pero con los seis millones en la cuenta del Córdoba”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here