El pulso perdido y las "malas sensaciones" con Oliver


La llegada de Francisco Rodríguez al banquillo es una apuesta personal del presidente, en contra de las prevenciones que tenía el director general

Oliver
Luis Oliver./Foto: LVC

En ocasiones, la actitud corporal dice más que las palabras. Y ése podría ser el caso del director general del Córdoba CF, Luis Oliver, quien estuvo más serio y menos ocurrente -que en anteriores apariciones-, durante la presentación de Francisco Rodríguez. Y es que el nuevo entrenador blanquiverde no era el favorito de Oliver, quien ya en la puesta de largo del técnico del filial dejó caer dos palabras no exentas de segunda lectura: “Grupo León”.

Si en aquel momento las utilizaba para definir el tipo de preparador que gusta al máximo responsable del club, ahora no dejan de cobrar sentido tras el pulso “perdido” de Oliver con León. Uno de los indicios de las dudas ha sido el tiempo que el Córdoba tardó en anunciar el fichaje del ex entrenador del Lugo. Casi un mes y un casting, que parecía todo lo contrario. Entre tanto, cada semana, ya fuera León o el propio Oliver, se indicaba un plazo distinto para el esperado anuncio ¿Estrategia? ¿Falta de comunicación? ¿Disparidad de Criterios?
Las respuestas pueden resultar afirmativas a los tres interrogantes, pero la sinuosa relación de Oliver con el agente del técnico, Joaquín Vigueras,  no era un factor que ayudase. Del otro lado, la buena relación de Francisco con León ha sido determinante, como ha dejado patente el nuevo preparador del Córdoba en su primera comparecencia. Otro indicio.
Pero en la extraña espiral veraniega del Córdoba llama poderosamente la atención la “huida” de un buen número de miembros del equipo técnico de Oliver a otros clubes como el Deportivo o el Murcia. Oliver ha mostrado suficiencia al reconocer que el buen trabajo realizado en el Córdoba por él y sus ayudantes se haya visto reflejado en ofertas y el consiguiente cambio de aires. “Habrá que fichar porque no voy a estar viendo videos 24 horas”, ha asegurado en el guiño más reconocible de su habitual personalidad en las comparecencias. Antes ha asegurado que Daniel López Ramos no se marcha al Extremadura como director deportivo.
Y a toda esta peculiar situación hay que sumar que “vamos a tener que esperar a agosto para tener gente competitiva”, ha adelantado el director general del Córdoba. A Oliver no le han dolido prendas al señalar, con Francisco al lado, que “para el entrenador cuanto antes estén aquí es mejor”. Si bien, se ha justificado explicando que “la experiencia nos dice que hay que esperar”. Pero “el problema que estamos teniendo es que para elevar el nivel de la plantilla tienen que ser jugadores muy contrastados y muy buenos”. Y ha dejado otra perla, al indicar que, “ahora mismo hay muchos jugadores que se creen que van a jugar Champions o en Primera División”.