Aguado ¿Se quiere ir?


Aguado tres
Álvaro Aguado./Foto: CCF

Que Álvaro Aguado fue una de las sensaciones de la segunda parte de la pasada campaña con el Córdoba es una realidad. Tanto es así que, el todavía centrocampista jiennense del filial blanquiverde (así reza su contrato), tiene a equipos de Primera División pendientes de él. Un hecho que no inquieta al presidente de la entidad blanquiverde, Jesús León, pese a que la mejora de su contrato no se materialice. Es más, tras la reunión mantenida la semana pasada entre los responsables del club con los agentes del jugador, las posturas se alejan.
Por ello y pese a su habitual tono calmado, la comparecencia de León en la que anunció la marcha de Sergi Guardiola dejó pistas -o evidencias- de la postura de la entidad con respecto a Aguado. El presidente no tuvo contemplaciones con Aguado que “tiene contrato con el filial dos años y una cláusula de rescisión de seis millones de euros”. Una apreciación la económica que iba a tener su correlato pocas frases después.
León explicó que, “al tener contrato, dentro de esa política de homogeneizar los salarios, le hemos ofrecido algo más que normal, pero hay diferencias”. Y quiso tranquilizar asegurando que “no pasa nada”. Si bien, el presidente del Córdoba se apresuró a asegurar que “nosotros hemos demostrado que nos gusta generar felicidad. Y el que no esté a gusto, pues ya sabe”.
La advertencia de León no quedó ahí: “Si Aguado no está a gusto, lo único que tiene que hacer es venir con un cheque de 6 millones de euros”. Contundente y seguramente tranquilo porque la cifra es elevada, León zanjó su aviso subrayando -respecto al talón- que “voy yo a recogerlo y se va al Leganés, al Éibar o al que quiera. Pero con los seis millones en la cuenta del Córdoba”.
La rotundidad del presidente contrasta con una negociación que se ha enquistado, a lo largo de estos meses. Durante los mismos, todo apuntaba a que se llegaría a un acuerdo del tipo del que se alcanzó con Guardiola. El trato no se hizo y el interés de varios clubes ha ido creciendo. Y puede que Aguado, finalmente, no sea feliz y tampoco llegue la cifra de su cláusula.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here