“Cuando llegué a casa mi mujer y mis hijas estaban cantando el himno”


La noche de este sábado ha sido una de las más intensas para el cordobesismo. Pese a no conseguir un ascenso y celebrar una permanencia, ésta ha sido tan épica -por lo improbable que parecía- que la afición y la ciudad la han vivido de una forma apasionada. Casi tanto como el entrenador que ha obrado el milagro, José Ramón Sandoval.

sandoval
Sandoval llora en el banquillo del Arcángel, tras la victoria ante el Sporting y conseguir la salvación./Foto: GOL

El míster atendía a los micrófonos de Tiempo de Juego de COPE, donde desvelaba el fundamental apoyo que ha tenido en su familia. Especialmente, el de su mujer y sus hijas. De tal modo que, preguntado por quién y de quién se había acordado al conseguir la salvación, Sandoval ha reconocido que “de mucha gente, porque aquí todo el mundo ha remado mucho. Era una ciudad entera y han puesto todo de su parte”.
“Y, sobre todo, de mi mujer y mis tres hijas”. El de Humanes ha confesado que, ellas, “han pasado un año fastidiado conmigo”, que es lo habitual “cuando dejas de ser entrenador”. Y ha desvelado que, “cuando me llamaron (del Córdoba CF) le dije a mi mujer, niña está difícil, pero yo creo que lo podemos conseguir. Y me dijo tú lo vas a conseguir, sí o sí ¡Tira para Córdoba echando leches!”
“Han sufrido todas”, ha proseguido Sandoval. Éste ha revelado que “l otro día vine de Reus, llego a casa y, cuando abro la puerta, están cantando el himno del Córdoba en el karaoke, las cuatro allí. Les dije, ¡estáis locas! Y ellas me respondían que ahora sí se puede”. Y ha finalizado explicando que “son valores que tenemos en la familia y ellas creían que podíamos conseguirlo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here