Los entrenadores se ponen de los nervios


La roja directa a Sandoval y la pelea de Álvaro Cervera en Valladolid dan muestra de la tensión que se vive en el tramo final de liga

Cervera, durante el partido de esta temporada ante UCAM.
Álvaro Cervera. /Foto: LVC

La Liga en Segunda División toca a su fin y la enorme tensión se palpa en el ambiente. De hecho, el pasado fin de semana ese estrés se manifestaba en dos hechos puntuales, cuyos protagonistas eran los entrenadores del Cádiz y el Córdoba. El del equipo de la Táctica de Plata, Álvaro Cervera, mantenía una agria discusión con el coordinador de seguridad del Valladolid, Fernando Calleja.
El desencuentro se producía tras la breve rueda de prensa del técnico del cuadro gaditano. El partido había concluido con un empate que alejaba al equipo amarillo, de forma casi definitiva, de las posiciones de ascenso directo que ocupó en el ecuador de la temporada. Cervera se dirigía al autobús del equipo amarillo por las escaleras que llevan a la puerta de salida de Zorrilla, cuando se encontró con Calleja. Éste le habría reprochado su actitud durante el partido, a cuenta de unos supuestos insultos proferidos por el técnico a aficionados pucelanos.
Un hecho que habría desatado el malestar de Cervera hasta el punto que, como informaba la página deportiva El Desmarque, se desató una acalorada discusión que cerca estuvo de llegar a la manos. Finalmente, varias personas intervinieron para que la situación no fuese a más. El citado coordinador de seguridad abandonó el feudo vallisoletano sin tener tomada una decisión sobre si denunciar a Cervera por todo lo sucedido.
La expulsión de Sandoval
Sandoval
José Ramón Sandoval.

Lo sucedido con el técnico blanquiverde entró en el ámbito de lo normal. Y es que el árbitro del encuentro ante la Cultural, Prieto Iglesias, anuló un gol legal a Sergi Guardiola. El mismo habría supuesto, a la postre, un empate muy valioso para los cordobesistas. De tal modo que la decisión del colegiado enfadó a Sandoval, que fue sancionado en el túnel de vestuarios con tarjeta roja directa y, si nada cambia, no se sentará mañana en el banquillo.
El acta arbitral recoge lo siguiente: “Una vez finalizado el encuentro, y en la entrada del túnel de vestuarios, se dirigió a mi asistente número 1, con voz en grito, realizando aspavientos, protestando ostensiblemente, por lo que resultó expulsado”.