La profecía cumplida de Campanero y el regalo envenenado de los González


León González
Jesús León y Rafael Campanero./Foto: LVC

Han pasado seis meses desde que, ante los micrófonos de Canal Sur, el presidente de honor del Córdoba CF predijese el final de la ‘era González’. No era difícil adelantarse a los acontecimientos, si bien estos tuvieron multitud de peripecias entre los meses de diciembre y enero.
La venta del club se produjo. “O sale bien la temporada o será difícil que no termine la era González”, señalaba Campanero. Y el desenlace ya es conocido. Sin embargo, éste fue un campo de minas del que ahora se pagan las consecuencias y que, a la postre, podría suponer el tan temido descenso a Segunda B.
Alejandro González y Carlos González. Campanero
Alejandro González y Carlos González. /Foto: LVC

Los González se marcharon dejando tras de sí un campo de minas, equivalente -en su analogía deportiva- a la frontera desmilitarizada de las dos Coreas. El límite salarial era una de ellas, de tal forma que los últimos tres meses han sido un quebradero de cabeza para los directivos del Córdoba. Primero, porque complicó y mucho los fichajes. Después, porque se instaló la sospecha entre los competidores, que se materializó en unas declaraciones del presidente de La Liga, Javier Tebas, que posteriormente se fueron matizando, pero que amenazaron descenso administrativo.
A ello hay que sumar que el Córdoba fichó en el tramo final de la ventana invernal. Se perdió un mes por el tira y afloja de Carlos González. El mismo en que no se sumaron puntos ante Sporting, Cádiz o Zaragoza. Con solo tres puntos más en aquel mes, ahora, se miraría el objetivo de otra manera. La profecía de Campanero se cumplió, eso sí, con un regalo envenenado de los González.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here