Las cinco diferencias entre Quintanilla y Caro


Quintanilla
Quintanilla y Caro./Foto: CCF

“El Córdoba CF informa que después de haber realizado las pruebas pertinentes, los servicios médicos han concluido que el jugador Álex Quintanilla sufre una lesión en los isquiotibiales de su pierna izquierda. La evolución marcará la vuelta a los entrenamientos con el resto del grupo, pero permanecerá de baja médica, al menos, dos semanas”. Así anunciaba el club blanquiverde una de las bajas más sensibles de las últimas semanas. Y es que la pareja de Aythami en el centro de la defensa se ha convertido en una pieza fundamental en el esquema de Sandoval. Su teórico sustituto, José Antonio Caro, no ofrece la misma confianza. Los motivos son varios.
Rendimiento
En poco más de dos meses Quintanilla ha pasado de ser un fichaje casi desapercibido a convertirse en pieza clave. Su rendimiento ha sido impecable. Por contra, el de Caro ha ido a menos desde su llegada hace más de un año.
Concentración
En el oficio de central, como en el de portero, los errores destacan más. En este sentido, Quintanilla pasa desapercibido. Sin errores, sus aciertos se notan cuando no está sobre el verde. Así sucedió ante Osasuna. La sustitución de Caro dejó en evidencia el buen hacer de su compañero. El fallo del sevillano en el despeje del que vino el córner que propició el empate rojillo fue la mejor prueba.
Oportunidades
Quintanilla llegó como tercer central. La lesión de Valentín le dio una oportunidad que ha sabido aprovechar. Ello a diferencia de Caro que ha fallado, de forma más o menos grave, a lo largo de toda la temporada.
Fallos
Estos son la gran condena de Caro. Ni con Afonso (un central bastante discreto y frío) ni con Aythami (líder natural del nuevo Córdoba), el sevillano no ha podido evitar errores que, a la postre, han costado puntos al equipo.
Confianza
Ni Oltra, ni Carrión, ni Merino, ni Romero y, ahora, Sandoval han conseguido insuflar a Caro la moral suficiente para que mejore su rendimiento en el campo. La confianza es vital para el futbolista, pero también el trabajo bien hecho. A Quintanilla, que llegó al Arcángel tras meses inactivo, no le falta seguridad en sí mismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here