La sorprendente motivación del Lorca


El conjunto de Fabri mostró la intensidad propia de un equipo que parecía jugarse la vida, cuando en realidad ya está virtualmente descendido

Lorca
Partido entre el Córdoba y el Lorca./Foto: LaLiga

Hay actitudes difíciles de explicar. Equipos que han pasado con más pena que gloria por el campeonato y, de ahí, su pésima posición en la tabla. Éste es el caso del Lorca FC al que el cambio de entrenador y la consiguiente llegada de Fabri no le sirvió para revertir su situación. Y, sin embargo, primero ante el Granada y este domingo frente al Córdoba ha mostrado una cara bien distinta. De hecho, en el partido del Arcángel los lorquíes mostraron la agresividad propia de un equipo que se juega el ser o no ser. Así, las reiteradas propiciaron que Reyes tuviera que retirarse antes de que se cumpliera la media hora de juego. Después vino la expulsión de Gomelt, por una entrada escalofriante sobre Aguado ¿Qué se jugaban, aparte de la honra?
La llamada de la salvación
No es la que anunciaba una conocida compañía de seguros, pero las llamadas de Narváez se realizan cada vez que el colombiano marca un tanto. El de Alcorcón y el del Lorca, valieron tres valiosos puntos cada uno. La lesión de Reyes propició su entrada en el terreno que, a la postre, fue providencial.
Inadvertido
A Sandoval le gusta introducir en cada partido una pequeña novedad. La de Quiles no resultó, a buen seguro, como aguardaba el técnico de Humanes. La salida de Aguado tras el descanso mejoró las prestaciones del Córdoba ante el Lorca. Rápido de Reflejos, horas después del partido, Sandoval también tuvo el tino necesario para dejar un recadito al presidente de La Liga, Javier Tebas, en los micrófonos de Cope.
lara
Javi Lara y Alejandro Alfaro./Foto: LaLiga

La estrella del banquillo y la del campo
Fue extraño ver a Javi Lara vestido de calle en el banquillo del Arcángel. En el tramo final de la recuperación de su lesión, la nueva estrella blanquiverde se llama Miguel y se apellida Loureiro. Toda la temporada estuvo ahí el lateral gallego. De los cuatro entrenadores, solo Sandoval se ha dado cuenta de lo que tenía.