Dos movimientos ¿para desestabilizar al Córdoba?


Jesús León Ahlzahir Córdoba
Rafael Campanero y Jesús León./Foto: LVC

Tras ocho partidos con José Ramón Sandoval al frente, el Córdoba Club de Fútbol ha sumado 16 de 24 puntos posibles. O lo que es lo mismo: 5 victorias, un empate y dos derrotas. Los datos se redondean, si se tiene en cuenta que los blanquiverdes han obtenido el mismo número de victorias (5) en ocho encuentros, que en los anteriores 26. Una reacción en la que hay, además, tres factores imperantes: el cambio de propiedad, los fichajes invernales y, por supuesto, la llegada del curto entrenador de la temporada.
Sin embargo, nunca llueve a gusto de todos (y en los últimos dos meses agua ha caído en la capital del Guadalquivir). Lo que debía ser esperanza y felicidad por estar cerca de conseguir lo que parecía, a todas luces, imposible (la permanencia). Se ha convertido, desde que el Córdoba comenzó a ganar, en un camino lleno de baches.
El primero salió a la luz el pasado 13 de febrero. En esa jornada se conocía que cinco clubes (al parecer, todos andaluces: baste con echar cuentas para adivinar de quiénes se tratan) habían denunciado al Córdoba ante La Liga. El motivo: rebasar el límite salarial. Un acto ante el que el director general de la entidad, Luis Oliver, mostraba calma. Y recordaba, con ciertas dosis de sarcasmo, un hecho relevante: “no se está estudiando la gestión de los González y sí la de León de un mes”.
Ayer el segundo seísmo en el Arcángel se producía consecuencia de las declaraciones del presidente de LaLiga, Javier Tebas. Éste, en declaraciones a la revista Actualidad Económica, de El Mundo, dijo que “en este mercado de invierno, por ejemplo, envió un auditor sorpresa a un club de Segunda con nuevos propietarios. Comprobamos que están pagando a los futbolistas fuera de los contratos oficiales y vamos a abrir expediente disciplinario. Puede incluso descender”. Una “amenaza”, aunque sin citar al Córdoba expresamente, tenía los indicios suficientes para pensar que va dirigida a la institución blanquiverde.
La del responsable del organismo donde se halla integrado el club que preside León, era una advertencia grave. Aunque cabe recordar que viene de un directivo que no esconde sus colores en actos públicos y que carga, de forma continuada, contra clubes extranjeros (como el PSG) y nacionales (como el FC Barcelona). Ello, tras haber confesado su madridismo, y a cuentas de las consecuencias fatídicas de la posible independencia catalana para los culés. Posteriormente, se tuvo que desdecir.
Sea como fuere, estas “maniobras”, acusaciones -más o menos veladas- y denuncias llegan cuando el Córdoba ha cambiado de propiedad y, lo más llamativo, cuando empieza a contar con opciones reales de salvarse ¿Casualidad?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here