Los señalados por el varapalo de Tenerife


La goleada recibida en el Heliodoro Rodríguez López deja al Córdoba más hundido aun en la clasificación y con un gran golpe psicológico

Tenerife
Javi Lara, durante el saque de honor del partido ante el Tenerife./Foto: LaLiga

Dice el refrán que la esperanza es lo último que se pierde, pero para el cordobesismo queda poca o ninguna. La goleada recibida en Tenerife deja al cuadro blanquiverde pensando más en la jornada en que se consumará el descenso que en las posibilidades de revertir la situación. Y es que, más preocupante que el hecho de perder, la dolorosa imagen ofrecida en el Heliodoro Rodríguez López deja muy tocados a varios nombres propios del equipo.
El entrenador
Romero 3
Jorge Romero./Foto: LaLiga

El ascenso de Jorge Romero al primer equipo en el mes de diciembre pareció insuflar al equipo un ánimo perdido. Los partidos del Rayo (pese al empate) y del Reus dieron esperanza. Si bien fuera de casa los blanquiverdes han dado un paupérrimo rendimiento. Con la llegada de León y los fichajes de Oliver, el efecto Romero se ha diluido y el cuadro que dirige ha dejado peores sensaciones que antaño. Frente al Barça B, pese a las dos polémicas jugadas que causaron la derrota, el Córdoba dio sensación de inferioridad. Mientras que en Tenerife, salvo 20 minutos, los errores del pasado volvieron con más fuerza, pese a los cambios sustanciales que ha experimentado la plantilla. Su puesto peligra.
La defensa
Caro
Caro./Foto: LaLiga

Valentín y Aythami. La pareja de centrales recién llegada parece haberse contagiado del desasosiego de la retaguardia. Si bien, el caso de Caro deja a las claras que todo viene de atrás, mientras el sevillano no es capaz de completar un partido correcto ni en el centro de la defensa ni en la posición de lateral.
El centro del campo
Lara
Javi Lara./Foto: LaLiga

La llegada de Javi Lara, en enero de 2017, llenó al cordobesismo de esperanza. Sus apariciones en la segunda vuelta de la anterior campaña eran garantía de éxito. Sin embargo y pese a ser el elegido para dirigir al equipo, su rendimiento esta temporada está siendo discreto en la creación del juego y falto de rigor defensivo. Y es que sin Edu Ramos el centro del campo del Córdoba naufraga, más aun.
La fragilidad mental
En este apartado entra buena parte de la plantilla actual y toda la anterior a la ventana invernal. La prueba es que el Córdoba no ha sido capaz de realizar una sola remontada en lo que va de campeonato (más de la mitad), y pocas veces se ve a sus jugadores protestar al árbitro y, salvo alguno de los recién llegados, intimidar a algún rival.