Todas las cartas del CCF sobre la mesa, a las siete de la tarde


Jesús León comparecerá ante los medios, para explicar lo sucedido con la compraventa del Córdoba

Si en la noche de este pasado domingo la venta del Córdoba (que se antojaba hecha) parecía torcerse, este miércoles se habría roto definitivamente. Con la ausencia de Carlos González y el presunto desplante de su hijo -y presidente de la entidad-, Alejandro, la firma de la venta no se ha producido y todo apunta a que el traspaso del paquete accionarial a Lesús León y Luis Oliver no se producirá.
En esa tesitura, el principal damnificado, el empresario montoreño, ha convocado una rueda de prensa, en la que previsiblemente dará los detalles de lo acontecido durante estos últimos días. Y es que, cabe recordar que, la escritura de compraventa que estaba prevista firmar este miércoles -a las 12.00 horas en una notaría de Madrid- se ha abortado al levantarse de la mesa Alejandro González e Iván Zaldúa. Algo que, a priori, no entraba en los planes previstos durante las últimas semanas. Si bien, no deja de ser cierto que era poco usual la parálisis que había en el club. La misma había aplazado los fichajes, pero también se produjo por el “impedimento” que no hizo posible que León entrara a formar parte del consejo de administración del club. Ya que “el accionista mayoritario Azaveco, S.L”, proponía en la junta, “acordar el nombramiento de Jesús León López, como Consejero de la Sociedad. El Secretario de Administración del Consejo indicaba a la Junta la imposibilidad de adoptar ningún acuerdo al respecto debido a que dicho nombramiento no constaba en el orden del día de la sesión”.
La ruptura de la venta, unida al anuncio de otro posible interesado en adquirir al Córdoba, podría tener consecuencias legales en breve. Ya que Leon y Oliver podrían exigir una indemnización, en base al incumplimiento del acuerdo que se hacía público el pasado 20 de diciembre. Tanto las posibles acciones como las causas que las originaron se conocerán en dos horas.