Camina hacia un nuevo desastre


La primera parte del encuentro vuelve a mostrar las enormes carencias defensivas del Córdoba CF

Ocho minutos, los que van del 10 al 18, han bastado al Sporting de Gijón para mostrar al Córdoba CF su realidad. La misma no es otra que la que muestra que los blanquiverdes tienen, con diferencia, la peor defensa de toda la Liga de Fútbol profesional. Los goles de Carlos Castro y Santos han evidenciado que, más allá de mejoras en el juego colectivo, el gran problema del plantel cordobesista es su fragilidad defensiva.
El tanto de Santos, especialmente, volvió a dar la medida del despropósito. Un contraataque de tres jugadores asturianos contra seis cordobesistas acabó en gol, sin que nadie encimara al rival. En 18 minutos el partido, a no ser que haya un cambio radical, ha quedado visto para sentencia. Ello tras un inicio prometedor de los de Romero, que han tenido varias ocasiones claras.
Y es que, en ataque, el Córdoba es buen equipo. Domina la posesión y crea peligro. Sin embargo, atrás todo son problemas que, ni tan siquiera son achacables al entrenador, ya que son producto de falta de calidad, intensidad o entusiasmo de los zagueros. El más desacertado en estos primeros 45 minutos ha sido Fernández, quien ha tenido la suerte de que el colegiado no le señalara un penalti claro sobre Carmona. Mientras las paradas de Kieszek han evitado un resultado sonrojante, ante un Sporting que tiene más calidad que juego.