Firma su certificado de defunción


El Córdoba cae en Almería y se condena virtualmente al descenso, en pleno mes de diciembre

Córdoba
Los jugadores del Almería celebran s gol ante el Córdoba./Foto: LaLiga

“La sensación que nos queda es la de haber encontrado el partido que buscábamos y, con esa acción en concreto, hemos perdido”. Las palabras de Jorge Romero en sala de prensa, tras la derrota del Córdoba CF ante la UD Almería, reflejan el estado de irrealidad que parece vivirse en la entidad blanquiverde. El equipo ya ha recibido, y de un ex, la extrema unción deportiva que es la antesala a un certificado de defunción en la Liga de Fútbol Profesional.
Al menos, el actual entrenador proviene del filial por lo que conoce bien la categoría de bronce. Un activo importante para comenzar a planificar la próxima campaña, si es que no se vende el club en las próximas semana o días ¿Quién sabe? Y es que el actual Córdoba es una caricatura triste de equipo, que ha pasado por todas las moradas del alma, en apenas 19 partidos. Tres entrenadores, tres estilos de juego y un denominador común: una plantilla dicreta en global y pésima en defensa. La ecuación no tiene incógnita: mala planificación.
En Almería se vio más de lo mismo, eso sí, con el estilo del nuevo entrenador. Posesión infructuosa (casi un 70 por ciento), que no sirvió para tener ocasiones claras, aunque al Córdoba le dio para estar 84 minutos para no encajar un gol. El empate mantenía en la UCI al enfermo terminal. El gol de Motta (que fue protagonista de inicio con su temprana amarilla), deja a los blanquiverdes en la planta de terminales. Con jugadores buscando salir del club y, seguramente, con propietarios estudiando el valor de mercado de sus acciones.
En contraposición, un equipo entrenado por Lucas Alcaraz, que no hizo más que defender y aprovechar una de las pocas ocasiones que tuvo, pero que fueron claras gracias a la pésima zaga blanquiverde. Defender bien es jugar bien y tener la mitad del trabajo hecho, por más que a más de uno le cueste entenderlo. Ahora, el Almería, que marcaba la frontera del descenso, se va a 9 puntos. Lo peor es que no hay una sola sensación de que el Córdoba pueda ganar un partido. Quedan 69 puntos en juego y los del Arcángel necesitan 37. Hagan cuentas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here