¿Quién llora el despido de Emilio Vega?


Vega
Emilio Vega, junto al propietario del club, Carlos González.

La derrota es huérfana y los malos resultados siempre llaman a la puerta de la nostalgia. Y, seguramente, épocas recientes siempre (a excepción del año en primera) fueron mejores que la actual, para el Córdoba CF. Con el equipo hundido en el último puesto de la clasificación, mirar al banquillo del Granada (José Luis Oltra), a la defensa del Valladolid (Antoñito y Deivid) o al repóker del Lugo (Juan Carlos, Bernardo Cruz, Campabadal, Guille Donoso y Fede Vico), duele especialmente para el aficionado blanquiverde. La lista de ex que triunfan es larga, pero con bastante probabilidad el caso más doloroso es el de Emilio Vega.
El director deportivo de la SD Huesca ha hecho un buen trabajo en tierras aragonesas y el equipo, de momento, marcha líder en solitario de Segunda. Vega llegó para solventar la difícil papeleta de suplir a Lalo Arrantegui (actual responsable del área deportiva del Real Zaragoza), quien obró el milagro con el equipo blaugrana. Es más, el hándicap del ex del Córdoba era mayor, pues fue contratado una semana después de ser cesado en el Arcángel. A mitad de temporada, la planificación no fue mala y, de hecho, los oscenses han sabido reponerse a la marcha de Anquela.
Cabe recordar que Vega ocupó el puesto de director deportivo, durante dos etapas en el Córdoba, desde el 2006 a 2009 y de 2015 a 2017. Como secretario técnico ha trabajado en el Real Betis (2010-2013) y en el Elche (2014). También colaboró como ojeador en el Celta de Vigo en el año 2009. Con una amplia experiencia, pese a sus 47 años, tal vez haya quien en la grada del Arcángel eche de menos al hombre que trajo a Oltra y que, prácticamente, se fue tras él.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here