CCF: Pelea, mala suerte y peores resultados


Jaime Romero y Aguza escenificaron la situación por la que atraviesa el Córdoba en la última jugada del partido

pelea
Los jugadores del Sevilla Atlético celebran el gol de Fede./Foto: LaLiga

La suerte va por barrios y, esta temporada, al Córdoba le ha dado la espalda. Cuando un equipo está abajo (en la clasificación) todo suele ponerse en contra. Y los blanquiverdes no son una excepción. Para muestra un botón. Con ventaja en el marcador y el rival con uno menos, le empataron y casi pierden el partido. A lo que hay que sumar la ‘pelea’ que escenificaron Jaime Romero y Sergio Aguza en la última jugada del encuentro ante el Sevilla Atlético. Una falta en la frontal tuvo la culpa.
El gol habría convertido en héroe (de perfil bajo) a cualquiera de los dos. Ambos lo sabían. El árbitro pitaría el final tras el lanzamiento y un tanto valía una portada, tres puntos en lugar de uno y abandonar el farolillo rojo. El tiro libre merecía la pena. Aguza y Romero debatieron discutieron y el golpeo corrió a cargo del manchego. Se fue contra la barrera ¡Otra vez será!
La mala suerte
Puede que haya pelea por buscar un culpable de la situación por la que atraviesa el Córdoba. No será único, pero hay quien ha comprado muchas papeletas para el sorteo. Lo que está claro que, más allá del tópico, al azar no se le puede culpar de las carencias defensivas que, ni un entrenador de corte conservador, consigue paliar. El gol del empate sevillista es una muestra de la pasividad de una zaga a la que, en cada partido, le crean numerosas ocasiones de peligro. Para más inri, con el marcador a favor, si el contrario te juega a la contra y te gana la espalda con uno menos, el problema es grave.
Los malos resultados
El pesimismo se adueña de todos ámbitos del cordobesismo. Los números son desalentadores y las sensaciones peores que los propios resultados. Perder la ventaja ante un rival en inferioridad numérica, mostrar lagunas defensivas del tamaño de un óceano y acumular mes y medio sin ganar deja maltrechos los ánimos y oscuro el horizonte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here