Puede quitarle el puesto de trabajo su eterno rival


El entrenador del Córdoba CF, Juan Merino, se la juega ante el enemigo natural del equipo de sus amores

último
Curro celebra su gol ante el Granada./Foto: LALiga

A cualquiera que se le pregunte en la mitad verdiblanca de Sevilla hablará bien del actual entrenador del Córdoba, Juan Merino. Su pasado en el Real Betis Balompié, tanto en su etapa de futbolista como de técnico, es de sobra conocido. Merino cuenta con una trayectoria envidiable en la institución de las trece barras, donde cosechó importantes victorias ante el eterno rival. Y, con todo, este domingo se juega un triunfo vital ante el filial del enemigo íntimo de cualquier bético de pro.
Y lo hará con un Córdoba maltrecho en lo deportivo y lo anímico. Merino va a Sevilla, la ciudad que le dio todo como futbolista, a jugársela ante el Sevilla Atlético. El morbo no queda ahí, puesto que al técnico le faltará su hombre gol (que bajo sus órdenes aún no ha visto puerta), Sergi Guardiola, por acumulación de tarjetas. Y lo hará con una plantilla en precario, por la que -desde alguno de sus sectores ‘fuertes’- no es bien visto. El cóctel no puede ser peor, pero así lo tenía el Sevilla Atlético para conseguir su primera victoria y lo ha hecho en Granada.
Sin la aparente y necesaria confianza de un palco más cuestionado por la masa social que el entrenador, la situación de Merino se antoja bastante delicada. Sus números, para colmo, son incluso peores a los de Carrión. Un punto de doce posibles en cuatro partidos (un empate y tres derrotas), un gol a favor y cinco en contra. Comparados con los de el anterior propietario del banquillo blanquiverde en los cuatro primeros partidos, sale perdiendo: tres puntos de doce posibles (una victoria y tres derrotas), cinco goles a favor y, eso sí, ocho en contra. Pero ahora el equipo es último y la salvación está cada vez más lejos. El ultimátum está sobre la mesa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here