Divorcio del vestuario con el entrenador


La ausencia de resultados positivos y la metodología de trabajo de Merino provocan las diferencias con el técnico en el seno de la plantilla del Córdoba

entrenador
Merino, durante un entrenamiento./Foto: CCF

Cuando se gana todo es bueno o, al menos, se lleva de otra forma de puertas para fuera. Cuando se pierde, la cosa cambia y cualquier detalle puede ser tomado como un auténtico drama. De estas dos caras de la moneda, el Córdoba CF vive en la cruz deportiva y los problemas no parecen dejar de surgir. Así, el nuevo entrenador, Juan Merino, no parece haber dado con la tecla -al menos de momento- para revertir la situación.
Los números del de La línea de la Concepción (dos derrotas y un empate) no mejoran los de Carrión en los tres primeros partidos de liga. A lo que hay que sumar que, según apuntan fuentes cercanas al vestuario, una parte del mismo no estaría contenta con el nuevo míster. Los motivos, aparte de los habituales (suplencias, falta de protagonismo, etc.), vendrían generados en buena medida por la metodología que usa el míster. En concreto, por el nuevo planing de entrenamientos, con dobles sesiones, no sería del agrado de algunos jugadores. Es más, Merino pareció poner la tirita antes de que la herida se hiciera visible en la rueda de prensa previa al encuentro frente al Lorca.
“No me gusta hablar del pasado. Dentro de mi método, le doy mucha prioridad al tono físico. Eso cada cuerpo técnico lo hace a su manera, nunca devaluando al entrenador que ha estado antes”. Unas palabras que, pasados los días y sucedidos los acontecimientos, cobran una nueva dimensión.
La prueba de este desafecto podría radicar en la imagen que algunos futbolistas dieron el pasado sábado en el Artés Carrasco, de Lorca. Desconectados, parte de los jugadores no ofrecieron lo que se espera -a nivel de sacrificio y esfuerzo- de una plantilla que se está jugando su ser o no ser en la categoría de plata. Divorcio o mera separación, Merino parece estar en manos de unos jugadores que, ante Osasuna, tendrán la oportunidad de acercar posturas con su míster y, sobre todo, con la grada.