De estrella del equipo a calentar banquillo


El centrocampista montoreño Javi Lara es uno de los principales damnificados de la llegada de Juan Merino

año banquillo
Javi Lara la toca, durante un entrenamiento./Foto: Jesús Caparrós

Dos partidos y dos suplencias. Éste es el particular balance de Javi Lara, desde la llegada del nuevo entrenador del Córdoba. En ambos encuentros (frente al Real Oviedo y al Numancia), el centrocampista de Montoro tuvo minutos, si bien fueron a todas luces irrelevantes. Y es que Lara ha pasado de estrella, de ser la piedra angular sobre la que se edificaba el proyecto blanquiverde 2017-2018, a calentar banquillo con Juan Merino.
En el Carlos Tartiere el concurso de Lara fue algo más notable, en cuanto a minutos se refiere. Si bien, los hechos parecieron forzar a Merino, que hubo de tirar de banquillo cuando el resultado se puso en contra, merced al desgraciado autogol de Guardiola. La salida al césped del montoreño, sin embargo, paso desapercibida, y ya en las primeras jugadas destacó por pérdidas de balón evitables. De vuelta al Arcángel, el partido frente al Numancia sirvió para confirmar las sospechas.
De nuevo, banquillo. Si bien, en esta ocasión y con el partido en tablas, el entrenador no consideró que la entrada de Lara fuera a aportar más al juego del Córdoba. La otrora estrella del equipo vio cómo pasaban los minutos y no saltaba al verde. Así y cuando ambos conjuntos parecían conformarse con el empate, el de La Línea de la Concepción llamó al jugador y le dio lo que se viene a llamar ‘minutos de la basura’. Entre tanto, lo que queda de manifiesto es que el binomio que forman Edu Ramos y Aguza en el doble pivote es más del agrado de Merino.
Con dos extremos en la medular, al de Montoro se le cierra la puerta a jugar como interior y en el puesto de medio centro no se antoja que se pueda desenvolver con toda fiabilidad, ya que desde que comenzó la campaña Lara ha mostrad carencias defensivas evidentes.