A la contra: Solo hay uno peor que el Córdoba


peor
Celebración de uno de los goles del Oviedo./Foto: LaLiga

En Oviedo cambió el concepto y pocos dudan que para mejor, pero la realidad es que -por injusta-, la octava derrota de la temporada deja al Córdoba en precario. Nadie ha perdido tantos partidos como los blanquiverdes, como tampoco ningún otro equipo ha encajado tantos goles (24 en 11 encuentros) con un promedio desolador que supera los dos por choque. Y es que el filial del Sevilla es el único consuelo que tienen ahora mismo lo jugadores cordobesistas que, al menos, no ocupan el farolillo rojo. Peor es difícil, pero no imposible.
Y es que, aunque Merino puso cordura, compactó las líneas e impidió durante una hora que Oviedo hiciera un roto. De hecho, los de Anquela no andan sobrados, pero no es una excusa en una categoría, la de plata, en la que jugar mal no es sinónimo de perder. Y ahí viene uno de los males que han aquejado a este Córdoba. Jugar mal no se basa exclusivamente en tener criterio ofensivo. Ya lo decía el entrenador del Cádiz, Álvaro Cervera, en fútbol es bonito defender bien. Sobre todo porque suele llevar acarreado un detalle relevante, se suele puntuar.
A Merino le queda mucho trabajo por delante. Para empezar convencer a sus jugadores, con la moral por los suelos, de que si te marcan puedes, incluso, hasta remontar. Le toca afinar las imprecisiones, que son muchas. Y, ante todo, hacer creer a sus pupilos que son mucho mejores de lo que dice la clasificación. No va a ser fácil y está la probabilidad de que la cosa pueda ir a peor.
Mirando la clasificación y las sensaciones que transmiten los jugadores vienen a la memoria aquellas palabras del presidente del Córdoba, Alejandro González, hace mes medio: “Hay mimbres para hacer cosas interesantes. Miro la pantalla y me gusta”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here