El nerviosismo cunde en Oviedo


El rival del Córdoba de este domingo acumula cinco jornadas sin conocer la victoria

nerviosismo
Jugadores del Real Oviedo./Foto: LaLiga

Pese a que el Córdoba CF atraviesa por una situación bastante complicada, una reacción en forma de victoria ante el Real Oviedo cambiaría las tornas no sólo para los blanquiverdes, sino que metería en serios problemas a los carbayones. Del nerviosismo existente en el cuadro asturiano se pasaría a la crisis, ya que los ovetenses se hallan, ahora mismo, dos puntos y tres puestos por encima de los cordobesistas. Y es que, aunque desde la plantilla y el cuerpo técnico asturiano se llame a la calma, cinco jornadas sin conocer la victoria en Segunda son demasiadas.
Anquela
Anquela, entrenador del Oviedo./Foto: LaLiga

El Córdoba, además de controlar su propia ansiedad, deberá jugar con este factor a favor. De hecho, uno de los jugadores de mayor relevancia en el plantel ovetense, el finés Johannesson, ha intentado esquivar el nerviosismo y llamar a la alma esta semana: “La  temporada es muy larga, todos los equipos tienen malas rachas y a nosotros nos está tocando ahora. Por eso hay que estar unidos y sumar entre todos”.
Un mensaje similar ha tratado de enviar también el carismático técnico del rival del Córdoba. Y es que para Anquela cuando “las cosas vienen mal, hay que estar más juntos y poner el chubasquero”. En este sentido, el entrenador del Oviedo ha manifestado que hay que “pelear, trabajar y aguar el chaparrón como lo que somos, un grupo de tíos preparados y formados para esta causa”. A ello hay que sumar que el míster ha arengado a sus pupilos y afición, al señalar que “estamos en deuda con mucha gente que hace lo que sea por nosotros. Donde vayas hay gente del Oviedo. Es un patrimonio que nos tiene que concienciar y saber estar a su altura, que es muy difícil. Hay que correr mucho y hacer las cosas muy bien”. Palabras que recuerdan a las del preparador del Córdoba, Juan Merino, durante su presentación.
Sea como fuere, el domingo (a las 12:00 horas), el Carlos Tartiere será el escenario de un duelo, donde el nerviosismo será el protagonista. Y es que el equipo que mejor controle sus emociones puede comenzar a revertir su particular situación.