"En esta ciudad hay un clima dañino por parte de todo el mundo"


El ya ex entrenador del Córdoba, Luis Carrión, se despide asegurando que "que de los sitios hay que salir con clase y no voy a generar polémica"

Luis Miguel Carrión.
Luis Miguel Carrión. /Foto: LVC

Con el director deportivo, Álex Gómez, sentado a su lado y numerosos futbolistas de la primera plantilla en la sala de prensa; el ya ex entrenador del Córdoba se ha despedido de los medios y la afición. Con tono amable y con cierto alivio, el míster ha querido dar “las gracias a todos los jugadores, empleados del club, periodistas, al cuerpo técnico, afición, y todo al que haya estado cerca mía en general. No me considero una persona muy polémica, entiendo que de los sitios hay que salir con clase y no voy a generar polémica”. Si bien, este hecho no ha impedido que valore el clima de tensión que ha reinado en el entorno, durante las últimas semanas. “En esta ciudad se ha creado un clima negativo, en el que muchas veces nos autodañamos, y no se valora lo que hay. Un clima dañino por parte de todo el mundo, yo incluido”, ha señalado.
Carrión no ha dudado en recordar que “el año pasado cuando el equipo lo necesitó, todo el mundo se unió y al final conseguimos ganar bastantes partidos en casa y lograr la salvación”. Por ello, el técnico ha destacado que “ahora vendrá otro entrenador y es muy necesario que todo el mundo esté unido”. Y ha insistido en que “hay unos responsables muy claros, yo incluido, quizá es el más y por eso estoy fuera”. Por lo que se ha permitido aconsejar que “cualquier periodista debe tender a que el equipo vaya mejor. Cualquier aficionado que paga su carnet, también. Y si se consigue esa unión todo irá mejor”.
Otro de los aspectos que el entrenador barcelonés ha abordado ha sido su cese. Sobre el mismo ha manifestado que “estuve hablando con el consejo de administración y con la dirección deportiva tras el partido, y ahí más o menos llegamos a una decisión”. Mientras que acerca de las 48 horas transcurridas hasta que se hizo oficial, Carrión ha indicado que “se alargó un poco más, pero sin ninguna maldad”.