Un cambio radical en la filosofía de juego


La llegada de Merino al Córdoba CF supone un cambio diametralmente opuesto al que tenía Carrión

Filosofía
Juan Merino en sala de prensa./Foto: LVC

Juan Merino ya dirige a la primera plantilla del Córdoba CF y, a buen seguro, lo que espera a los jugadores blanquiverdes no es, ni más ni menos, que el espíritu de sacrificio que el propio técnico mostró como futbolista y que le permitió formar parte de uno de los mejores planteles de la historia del Betis. Y es que en el club de sus amores, el de las trece barras que tuvo a hasta al torero Sánchez Mejías por presidente, es donde Merino ha cosechado sus mejores resultados en el banquillo. Eso sí, que nadie espere un alarde de fútbol ofensivo. La filosofía de juego ha cambiado.
Y es que si Carrión propugnaba el dominio y la posesión como fundamentos irrenunciables (Oltra sí renunció en parte a su estilo), el de La Línea de la Concepción es práctico, duro y aguerrido en sus conceptos. No se espera la locura ofensiva, pero tampoco debe aguardarse la fragilidad extrema que el equipo blanquiverde ha venido demostrando en el arranque de temporada. El plantel tiene gol y eso es bueno, así lo reconocía Merino en su presentación. Pero también sin descartar el protagonismo al balón, “en una liga cono la española donde gusta el buen trato de la pelota”, el míster ha insistido a lo largo de su intervención en la necesidad de ser fuertes a nivel defensivo.
Y es que “con 22 goles en contra no se puede aspirar a otra cosa que a salir de los puestos de descenso”, ha asegurado. Mientras que como objetivo para la temporada se marca el alcanzar una zona cómoda en la tabla clasificatoria, para conseguir objetivos más elevados conforme pase el tiempo. Ahora la prioridad es una, la filosofía de juego ha ha cambiado. Comienza la era Merino.