¿En qué falla el Córdoba?


Directiva, cuerpo técnico y jugadores están en el punto de mira por una situación que apenas muestra síntomas de mejoría

El Córdoba CF ha tenido un mal arranque de temporada. Tras un verano en que las declaraciones, pese a la prudencia tópica de estos casos, dejaban entrever cierto clima de euforia; desde el inicio de la competición todo han sido obstáculos para el equipo de Luis Carrión. Con 9 puntos de 27 posibles, en el puesto 17 y un solo punto por encima del descenso, siendo el equipo más goleado de la categoría y 6 derrotas en 9 encuentros; los números y las sensaciones (esto último en fútbol es capital) invitan al pesimismo. Éste podría transformarse en pánico si el domingo no se gana al Nástic. Y ¿En qué está fallando el Córdoba?

Mala planificación

Alejandro González, presidente del Córdoba. fin de semana
Alejandro González, presidente del Córdoba. /Foto. LVC

Pese al peculiar anuncio de los fichajes y a que la directiva, encabezada por su presidente, presumiera del golpe de efecto en redes sociales, de momento Twitter no gana partidos. La actual plantilla del Córdoba no es la mejor de las últimas temporadas. Y, aunque adolece en diversos aspectos, se antoja un vestuario para no pasar apuros. Sin embargo, con un cuarto de temporada en la mochila, los que se quedaron no rinden igual y los que han venido no parecen marcar la diferencia. A excepción, eso sí, de Sergi Guardiola.
Cambiar radicalmente la defensa requiere de tiempo. Si a ello se le suma la juventud de los zagueros, la marcha de dos puntales (Deivid y Antoñito) y retornos, hasta la fecha fallidos, como los de Fernández y Pinillos, el cóctel no augura nada bueno.

El banquillo del Córdoba

pretemporada
Luis Carrión en una explicación táctica./Foto: CCF

En el debe de la planificación están los demás aspectos. La racha de cuatro derrotas consecutivas fuera de casa no debería sorprender. Ya en la segunda vuelta de la anterior campaña, los números de Carrión lejos del Arcángel no fueron buenos. A excepción de las dos últimas visitas a Carranza y Vallecas (un empate y una victoria), el balance a domicilio pudo haber condenado al Córdoba al descenso. De hecho, los blanquiverdes no vencieron ni al Mallorca, que acabó descendiendo.
El tramo final espoleó al míster que maquilló una temporada negativa en cinco partidos. En la actual, con una plantilla presuntamente diseñada por él, la sensación generalizada es que el equipo no funciona. La debilidad mental se vio en el primer minuto contra el Cádiz en el arranque y ya es una enfermedad crónica. Los desajustes defensivos han dejado como resultado tres goleadas en liga y otra en Copa. Mientras de la medular hacia arriba, solo fogonazos puntuales y el buen momento de Guardiola salvan la cara. A Carrión no le luce el trabajo y, para empeorar las sensaciones, en Lugo no acertó con los cambios.

Los jugadores

lágrimas jugadores Córdoba
Encuentro entre el Real Valladolid y el Córdoba CF./Foto: LaLiga

El clima se contagia por aspersión y lo que era un vestuario con hambre, ahora, ha quedado para celebrar como copas de Europa los partidos ganados (tres de nueve). Un hecho que da la medida de la situación real. Y la realidad es que hay jugadores que deben trabajar de forma específica la parcela defensiva (Javi Lara y Carlos Caballero, entre otros que no son defensas). Otros han ido de más a menos, como Jona, Aguza y Galán. Mientras que, con Josema, la progresión se ha tornado en un agarrotamiento que lo ha llevado a quedarse fuera de las convocatorias.
En el plantel hay jugadores como Romero que no han llegado. O como el polivalente Álex Vallejo que, prácticamente, no ha contado para el míster. Caso similar al de Noblejas, con una pretemporada por delante, muestra de del tipo de cesiones clásicas de la Era González. O de un lateral como Loureiro que, ni con Fernández en el bajón de juego más acusado de su carrera, entra ni en los cambios.
Al Córdoba le queda mucho por delante. Partidos y trabajo, para dejar de fallar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here