Dos reencuentros muy especiales


El que fuera una de las estrellas del Córdoba CF, el centrocampista argentino Daniel Onega, regresará hoy al Arcángel

reencuentros
Daniel Onega, enfrentándose a Boca Juniors, en su etapa como futbolista de River Plate.

Hay amores en la vida que se transmiten de generación en generación. El que un buen número de aficionados que se sientan en la grada del Nuevo Arcángel siente por las franjas blanquiverdes está fuera de toda duda. Y esta tarde, en el feudo cordobesista, los más jóvenes conocerán a un jugador que marcó la historia de la institución. Y es que, Daniel Onega, el centrocampista que vino de todo un gigante como River Plate, asistirá a uno de los reencuentros para el que ha habido que esperar cuatro décadas.
Nunca es tarde si la dicha es buena. Y la del cordobesismo, tras un comienzo irregular de temporada, está en animarse con la presencia de uno de sus grandes mitos. Alguno de los que lo vieron jugar lo comparan, salvando la distancia del tiempo, con Tony Kross. Sea o no, Onega marcó una época. Y como en otros periodos de la historia blanquiverde, aquel equipo de Vavá deslumbraba con su juego, mientras el astro argentino hacía aquello por lo que se paga, convertir lo difícil en fácil.
Encuentro de Onega con los veteranos./Foto: LVC

Pero no ha sido el único de los reencuentros de la semana. Y es que el pasado jueves, durante la comida de los veteranos del club, Onega pudo volver a saludar a su presidente, Rafael Campanero. Y es que como el propio futbolista ha reconocido, Miguel Muñoz, antes del mundial de Inglaterra, habló con Onega para que fichara por el Real Madrid. Azares del destino, el resultado de España en aquel campeonato quiso que se frustrara su contratación. Siete años más tarde, Rafael Campanero se plantó en Buenos Aires y habló con el talentoso futbolista de River Plate. Onega le pidió un día para pensárselo. Marchar de los millonarios a un club de la Segunda División española era para pensárselo. Sin embargo le aconsejaron, por suerte para el Córdoba, que si no fichaba por uno de los grandes era mejor jugar en un equipo de segunda con aspiraciones. Un hecho que fue determinante para su sí y para que una generación de cordobesistas disfrutara del fútbol con mayúsculas.

1 Comentario

  1. La prensa argentina no se explicaba como el Real Madrid fichó a Pinino Mas y el Córdoba a Onega. Decían que Onega era el gatillo y Mas la bala, con lo cual Pinino fracasó en el Madrid. No tuvo quien le sirviera balones de la manera que lo hizo con Martínez y Rivero. No ha habido, ni creo que haya nada igual a Onega, así como los dos gregarios que tuvo una de las temporadas: Urbano y Mellado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here