La humillación del Barça B al Córdoba


Barça
Los jugadores del FC Barcelona B celebran la goleada./Foto: LaLiga

Un baño de realidad. Eso es lo que se ha llevado el Córdoba CF del Mini Estadi. Una goleada que no deja lugar a la duda y, lo peor, la misma se fraguó en poco más de un cuarto de hora. Si ante el Zaragoza la suerte se midió entre la remontada fallida y dos tantos de Borja Iglesias, ante el filial blaugrana a los de carrión se les acabaron los argumentos con la conexión Aleñá-Arnáiz. A la fiesta culé se sumó Vitinho y el equipo blanquiverde pareció lo que de momento es, un equipo de la zona baja de la tabla. El Barça B se dio cuenta y lo aprovechó.
Y es que, pese al espejismo de Albacete y al bálsamo de Lorca en Copa, la realidad es que la racha del Córdoba comienza a pintar mal. Máxime, cuando el rival que espera en el Arcángel es el Tenerife y la siguiente visita es al Granada, dos equipos difíciles de superar. A ello hay que sumar los ocho goles encajados por cinco transformados. Tres puntos, una victoria y tres derrotas dejan claro que Carrión debe tomar medidas urgentes.
Lo del Mini Estadi fue un ejercicio de precisión. El Barça avisó a la primera y a la segunda (en el minuto 20 y tras un gol anulado a Jona), Aleñá hizo el primero. Cuando los blanquiverdes quisieron darse cuenta habían pasado 17 minutos y el marcador indicaba un 3-0 irremontable. José Arnáiz fue letal y, ni aunque hubiera habido cambios semi suicidas como los del día del Cádiz o del Zaragoza, de poco habría servido. Los catalanes, sin grandes astros, son un equipo técnico que, con el viento de cara no te la puede liar.
El comienzo de la segunda parte era un quiero y no puedo. El Barça dio entrada al Choco Lozano. El ex del Tenerife celebró su entrada al campo con el cuarto en el minuto 66. Quedaba algo más de 20 minutos y solo quedaba esperar que no llegara la manita. A 38 partidos del final de Liga sería temerario entrar en pánico, pero el objetivo empieza a perfilarse, a no ser que se dé un cambio radical en el guión ¿Luchar por salvarse? De momento, sí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here