Un baño de populismo antes de comenzar la temporada


Alejandro González, presidente del Córdoba.
Alejandro González, presidente del Córdoba. /Foto. LVC

A una semana del comienzo de la temporada 2017-2018 en el Arcángel, pocos dudan de que el ambiente de un nutrido sector de la afición con respecto al palco será tenso. Y la directiva que preside Alejandro González parece ser consciente. De hecho, la tradición de cantar el ¡González vende ya!, en el minuto 54 se volvió a reeditar en el partido de presentación ante el Real Betis Balompié. Un encuentro que el máximo mandatario del club, después del dueño, no quiso desaprovechar para darse un baño de populismo en la grada de animación (nombre contemporáneo para designar el espacio donde se ubican los ultras).
La apuesta de González (Alejandro) era segura y los aficionados más “pasionales” lo recibieron con honores. Casi recordaba a las escenas de aquellos mandatarios personalistas de los años `90, del tipo Lopera, Gil, Fouto o Caneda, entre otros. Si bien, el efecto perseguido se cumplió y el vídeo se hizo viral en las redes sociales. Ello para olvidar la comparativas que el propio González hizo en junio, cuando determinó que los socios eran “clientes”, sin derecho a protestar por los resultados, puesto que querían el pack premium cuando pagaban el paquete básico.
La escena, tan propia del populismo, difícilmente hará olvidar los meses de la pasada campaña en que aparecieron pintadas en las taquillas del estadio, exigiendo la salida de la familia González del Córdoba. Y es que la cesión del sillón presidencial de Carlos González a su hijo Alejandro no parecía ser suficiente para una afición hastiada. Como tampoco para el yerno del dueño y empleado del club, Sergio García, quien tras el partido frente al Mirandés dejaba la imagen desagradable de una institución que parecía hacer aguas. Encararse con los aficionados y espetar, “baja aquí y me lo dices a la cara”, no parecía la solución.
Con esa trayectoria, el descenso del palco a la grada de animación de González puede ser un primer paso que, sólo los buenos resultados consolidarán o, por el contrario, los malos agudizarán.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here