Los árbitros cambian las reglas de la liga


El Comité Técnico de Árbitros comunica en una circular las nuevas normas del fuera de juego, las manos y la ocasión manifiesta de gol

árbitros
Juez de línea./Foto: LVC

El organismo ejecutivo del arbitraje español, el Comité Técnico de Árbitros (CTA) ha emitido una circular en la que informa sobre los cambios en la normativa para la temporada 2017-2018. Entre las modificaciones de la normativa se hallan aspectos que afectan a la interpretación del fuera de juego, las manos y la ocasión manifiesta de gol.
Uno de los aspectos que cambiará ostensiblemente afectará a la penalización, por parte de los árbitros, a los jugadores que golpeen el balón con la mano. “En las manos hemos concluido que un jugador que por acción u omisión invada un espacio por el que circula o iba a circular el balón y este sea interceptado por la mano o el brazo del jugador, deberá ser sancionado”, explica la circular. Ésta, por contra, considera que “si un jugador toca el balón con la mano en un claro gesto de evitarlo, o porque le llega a su mano o brazo rebotado de sí mismo, o porque con el brazo o la mano apoyado en el suelo el jugador intercepta el balón, no sería punible, por lo que no se debe sancionar como infracción”.
“Utilizamos el mismo verbo para determinar cuándo un jugador puede interferir en el campo visual de un adversario al ‘invadir’ su radio de acción interfiriendo en sus movimientos, invadiendo el espacio, que dificulte la maniobra o los movimientos del defensa o el campo visual del oponente”, aclara el documento enviado a los árbitros sobre el fuera de juego. Ello para sentenciar que “todo jugador que por acción u omisión, se coloque en una posición que dificulte el normal movimiento, desplazamiento o interfiriendo visualmente en la trayectoria del balón en su curso hacia la portería, debe ser sancionado con fuera de juego”.
Finalmente, tanto el penalti que evita una ocasión manifiesta de gol como hacerlo, mediante una falta deliberada fuera del área, deberán ser sancionados con la expulsión, apercibiendo al infractor con la tarjeta roja directa.