Despedido el día antes de su boda


Al capitán del Córdoba CF, Deivid, se le comunicó que el club no contaba con él en la jornada previa a contraer matrimonio

deivid 2
David Omar Rodríguez, “Deivid”./Foto: La Liga

Casual o premeditada, el despido de David Omar Rodríguez Deivid del Córdoba Club de Fútbol ha desatado la indignación de un amplio sector de la afición. Y es que el club comunicó al defensa canario que no contaban con él, el pasado viernes, justo en la jornada previa a que contrajera matrimonio. Un singular “regalo de boda”, nada más y nada menos que al capitán del equipo y, hasta hace apenas unas semanas, el buque insignia del conjunto blanquiverde en sus campañas.
Deivid y Juli (curiosamente, ambos jugadores no iniciarán la pretemporada con el Córdoba) fueron dos de los grandes protagonistas en la agresiva campaña que emprendió el club, cuando la permanencia se convirtió en el único e irremediable objetivo de un conjunto que flojeó bastante en la segunda vuelta. No fue hasta los últimos cinco encuentros cuando cambió la dinámica y el zaguero canario fue uno de los pilares. Tanto fue así que el clu organizó un encuentro con los aficionados, a través de la plataforma Facebook Live, donde el capitán fue el gran protagonista.
Las diferencias con los términos de la renovación parecen haber sido uno de los detonantes de que el Córdoba, o su dueño Carlos González, hayan tirado por la calle de enmedio y dieran al central la carta de libertad, con un año de contrato más. La peor noticia -si la hay buena- es que Deivid va a reforzar a un supuesto rival directo por el ascenso, el Valladolid. Y es que el club de Pucela ha pescado en el río revuelto que fluye junto al Arcángel y se ha llevado a dos de sus mejores unidades, el zaguero de las islas y al carrilero sevillano Antoñito. Dos de los jugadores más fiables del equipo.
Finalmente, otro de los aspectos que cobran relevancia, tras los hechos que se han sucedido el fin de semana, radica en uno de los momentos más dolorosos por los que atravesó el Córdoba CF la pasada temporada. Fue tras la derrota en Getafe, cuando Deivid se acercó a la grada a saludar a los aficionados y compartió con ellos su frustración, por la situación deportiva. “Sobran las palabras en este momento. A estas alturas no podemos decir nada porque ya hemos tenido bastante palabrería durante el año”, espetó Deivid. Aquellas palabras que, sin nombrar directamente, parecían ir dirigidas a los responsables de los despachos del Arcángel pueden haberle pasado factura dos meses más tarde.

1 Comentario

  1. Que pena de dirigente tiene nuestro club,
    Que poca empatía con la afición, la ciudad los profesionales y que imagen damos al mundo deportivo de falta de categoría y seriedad, todo lo contrario del caracter cordobés. Esperemos que este dirigente salga pronto de nuestra querida ciudad y de su club de futbol.

Comments are closed.