Una nueva despedida para el Córdoba


Córdoba
El guardameta de Bujalance Antonio Valera./Foto: Antonio Valera

Al Córdoba Club de Fútbol (CCF) se le acumulan las bajas y, en el caso del primer equipo, las mismas siguen a la espera de ser cubiertas. El filial también cuenta con salidas tan sensibles como la de Moha Traoré, que ha puesto rumbo a Cádiz cuando era uno de los jugadores favoritos para cobrar protagonismo en el primer equipo. Otro de los que fuera pupilo de Luis Carrión en el Córdoba B, el guardameta Antonio Valera, también ha cambiado de aires.
El arquero militará, con bastante probabilidad en el filial del Huesca la próxima temporada, ya que cuenta con Emilio Vega, como uno de sus grandes valedores. Entre tanto, el portero se ha despedido de la afición, a través de una emotiva carta. En la misma, Valera confiesa que, “aunque nuestros caminos se separaron hace tiempo, aún recuerdo emocionado el día en que tomé la decisión de abandonar el club”. Asimismo, el meta desvela que camina rumbo a un nuevo reto, que ha calificado como “irrechazable”.
Por otra parte, Valera ha mostrado su gratitud al Córdoba “el trato y el cariño que me dieron”. Ello sin olvidar “el ímpetu para que no me marchara. Por eso y mucho más siempre os tendré un cariño muy especial”. Entre los nombres a los que ha reconocido su relación personal se hallan los del propio Vega, Keké, Luis Carrión, Sebas y Alberto. Y concluye su misiva, señalando que “le deseo la mayor de las suertes al equipo de mi tierra porque sus éxitos serán mi alegría”.
Valera (17 de agosto de 1996) es un portero nacido en Bujalance, que entrenó la temporada 2015-2016 con el filial blanquiverde como uno más del plantel, pero sin ficha. El meta fue jugador de pleno derecho esta campaña. En su trayectoria destaca un fugaz paso por la cantera blanquiverde, para militar en las categorías inferiores del Séneca, Real Madrid y Betis.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here