Carlos González saca pecho, a medias


El máximo accionista del Córdoba regresó al palco del Arcángel para presenciar, de primera mano, el malestar de un nutrido sector de la afición en su contra

González
Carlos González en el palco del Arcángel./Foto: Canal Blanquiverde

Carlos González regresó (al Arcángel), se sentó (en el palco) y apenas aguantó 45 minutos. Esa podría ser la crónica institucional de lo que aconteció el pasado sábado, en el último partido de liga. El máximo accionista del Córdoba Club de Fútbol (CCF) volvió a un estadio, donde el ambiente es hostil contra él y su familia. Ocupó el centro del palco, acomodado entre el secretario de estado de Seguridad, José Antonio Nieto y uno de los consejeros del club, Sergio Medina. Escorado a su izquierda estuvo el hijo y actual presidente de la entidad blanquiverde, Alejandro.
El dueño del equipo tardó apenas 21 minutos en escuchar el grito de moda en las redes por las esquinas de un Arcángel. Los miembros de la peña Frente Penitente no cejaron en su empeño y, además de la pancarta, la coreografía del “¡González vende ya!”, resonó alto y claro. Un lema persistente que, como parece apuntar, no se perderá entre los pulsos de calor de un verano que promete ser movido en las oficinas del Arcángel. Junto a ellos, las Brigadas Blanquiverdes e Incondicionales del CCF no dejaron de dar todo tipo de muestras de desaprobación a la forma de gestionar la institución de la familia González.
Lo sucedido el sábado había tenido diversos precedentes durante la semana. Así, un aficionado del club blanquiverde, Eduardo Sánchez, publicaba un vídeo en Twitter, que se ha hecho viral. En el mismo pedía la marcha de la familia González del Córdoba y acusaba a Carlos de que, a diferencia del cordobesismo, “no tiene pasión”, por los colores. En cambio, para Sánchez el máximo accionista de la entidad sólo “tiene pasión por el dinero”. Sánchez era muy crítico con el dueño de la entidad, durante todo su alegato. Así, el seguidor del Córdoba señalaba que “esta afición siempre ha sido de primera, el que no lo ha sido es usted (por González), en su gestión, en su forma de tratar a la gente”. Por ello, argumentaba que “el cordobesismo no es solo dinero, sino que es pasión” y acusa al máximo accionista de carecer de la misma.