Remontada para cerrar una temporada gris


temporada
Los jugadores del Córdoba celebran uno de los goles ante el Girona./Foto: La Liga

La temporada ha acabado bien para el Córdoba. Con un aprobado que no pasa del cinco y gracias a la recuperación del mes de mayo. De enero a abril, sobre todo, las sensaciones del alumno eran otras y parecía que el alumno iba a repetir curso. En este caso, perdiendo la categoría. Y es que, a excepción de dos clubes cuyas decepciones se miden por la falta de títulos, el resto de los mortales de la Liga de Fútbol Profesional cuentan sus fracasos por descensos o, en el mal menor, vivir al filo de los mismos.
La victoria ante el Girona deja a los de Carrión con 55 puntos y en décimo lugar de la tabla. Una posición que el equipo se ganó en los últimos 5 partidos, pero no hay que olvidar que el gol de Rodri ante el Reus en el minuto 86 cambió -y bastante- el escenario final. Alfaro fue el nombre de la siguiente jornada y, ante el Oviedo, Piovaccari. En Vallecas Javi Galán y Alfaro cerraban la temporada que, para el último encuentro quedaba en lucimiento ante la parroquia local. Las pancartas y los cánticos pidiendo la dimisión de Carlos González, unidos a la exigua afluencia de público -en comparación con las jornadas anteriores- muestran una fractura social cada vez mayor.
El partido no tuvo historia o, quizá, demasiado interés. Los catalanes venían festejando su ascenso y los blanquiverdes están más pendientes de las altas y las bajas. Todo lo que pasó fue en la segunda parte. Felipe Sanchón adelantó al Girona en el ’50, mientras Piovacarri marcaba su cuarto gol de la temporada, cinco minutos más tarde. Carlos Caballero se daba su particular homenaje con el segundo y definitivo tanto. El Córdoba volvió a cerrar la temporada frente al mismo rival del año anterior. En aquel momento, pese a verse apeado de la eliminatoria de promoción, la sensación del trabajo bien hecho, poco tuvo que ver con la que deja esta campaña.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here