¿Termina la última temporada de los González?


La temporada que se cierra en poco más de una semana ha dejado ostensibles muestras de disconformidad con la gestión de la familia González

Arcángel González
Pintadas en las taquillas del Arcángel./Foto: LVC

La temporada 2016-2017 no será recordada por los éxitos deportivos, sino más bien por el cansancio de la afición con la gestión de la familia González. Una buena parte de la misma ha mostrado reiteradamente su disconformidad con la misma y el aval de los resultados agotó en el mes de diciembre los comodines. La destitución de José Luis Oltra y el nombramiento de un entrenador interino, que se ha consolidado al frente de la plantilla, Luis Carrión, auguraban lo que a la postre sucedió, pasar de puntillas por la categoría. Y ello con alguna que otra semana ocupando el equipo posiciones de descenso.
La situación en la tabla más repetida del Córdoba fue la zona media baja, lo que fue el detonante necesario para reproducir un descontento que no era nuevo. El “trato” a los aficionados no era nuevo, pero sí los apuros clasificatorios. Y las medidas comenzaron a desencadenarse. Al despido de Oltra se sumó el de Emilio Vega, en un mes en el que nadie apostaría por la marcha de un director deportivo, febrero. Sin embargo, este último encontró rápido acomodo en la Sociedad Deportiva Huesca. Su nombramiento como secretario técnico de un equipo bien clasificado dejaba claro que en tierras aragonesas no analizaban el “problema” de los blanquiverdes de igual manera.
Gonzáles, en este caso Carlos, dejaba también el sillón presidencial en manos de su hijo Alejandro: pero para la afición no ha parecido ser suficiente. Como tampoco para el yerno del dueño y empleado del club, Sergio García, quien tras el partido frente al Mirandés dejaba la imagen desagradable de una institución que parecía hacer aguas. Encararse con los aficionados y espetar, “baja aquí y me lo dices a la cara”, no parecía la solución. Aun así, llegada la hora de la verdad el estadio se llenó, con independencia de la reprobación a la gestión.
Sin embargo, meses antes y coincidiendo con el partido ante el Huesca, la afición del Córdoba CF llevaba a cabo una manifestación para mostrar el evidente descontento en el que vive desde hace ya bastante tiempo. De esta forma, los seguidores del club, la mayoría pertenecientes a las distintas peñas cordobesistas, protestaban alto y claro contra la gestión del máximo accionista del club, Carlos González. En torno a la puerta del estadio El Arcángel, lloviendo, alzaban la voz los allí reunidos y se podían escuchar rotundos gritos y cánticos que tachaban de “pesetero” al entonces presidente: “Carlos González, vete ya”, “los millones dónde están?” o “¡El dinero en el campo y no en tu banco!”, haciendo, así, alusión a la escasez de fichajes en esta temporada.
La mala situación deportiva por la que se atravesaba en febrero siguió teniendo consecuencias. Así, uno o varios incontrolados realizaban pintadas en los exteriores del estadio del Arcángel, en las que mostraban su desacuerdo con los dirigentes del club. “Directiva dimisión”, “¡CCF libre ya!” o “familia González Dimisión. Equipo y afición, juntos por la salvación”, eran consignas que se podían leer. Ahora, con los cíclicos rumores de venta del accionariado, se vuelve al punto de partida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here