Así se vio el penalti que pudo suponer la salvación del Córdoba


Pawel Kieszek detiene el penalti ante el Oviedo./Foto: Rafael Manrique

Se acababa de cumplir la media hora de juego del partido entre el Córdoba Club de Fútbol (CCF) y el Real Oviedo. Con la salvación en juego, los blanquiverdes dominaban claramente el encuentro, desde el minuto 11. El tempranero doblete de Federico Piovaccari invitaba a confiar en la victoria final, que condujera a los de Carrión hacia la permanencia virtual. Pero todo pudo torcerse cuando el Arcediano Monescillo pitó señalando el punto fatídico de los 11 metros, que suponía el penalti en contra de los blanquiverdes.

La grada contuvo la respiración, mientras Antoñito era amonestado con una tarjeta amarilla por la falta cometida dentro de su área. El guardameta polaco del Córdoba, Pawel Kieszek, se colocó bajo palos. Los gestos de circunstancia eran evidentes, el gol podía cambiar la dinámica de un partido vital para los intereses del conjunto local. El lanzamiento, a media altura y al lado izquierdo del portero fue detenido por éste. La grada estalló de alegría, como puede observarse en el vídeo publicado por Rafael Manrique. Saltos, gritos, y bufandas y banderas al viento fueron la muestra de entusiasmo tras la parada del arquero cordobesista.
A partir del penalti fallado, el partido iba  cobrar una nueva dimensión. Tres minutos más tarde, Alejandro Alfaro marcaba el tercero del Córdoba, abriendo una brecha imposible de superar. La segunda parte ya sería un mero trámite para los pupilos de Carrión. Estos consiguieron el cuarto y, aunque el Oviedo maquilló el resultado con dos tantos postreros, la victoria se vistió de blanquiverde al igual que la permanencia. Y es que la pena máxima que detuvo Kieszek pudo cambiar la crónica de un partido en que la parroquia blanquiverde se resarció un poco de los meses grises por los que ha transitado el plantel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here